Profesores y familias se encerrarán en los colegios antes de la huelga del día 9

«La pública no puede pagar los platos de la crisis», claman ante el primer paro de todos los niveles educativos secundado por los padres

R. MUÑIZOVIEDO.
Los representantes sindicales educativos, ayer. ::                             MARIO ROJAS/
Los representantes sindicales educativos, ayer. :: MARIO ROJAS

El final de curso se adivina movido en la aulas asturianas. El próximo 9 de mayo y por primera vez en democracia, profesorado, alumnado y familiares están llamados a una huelga que recorrerá todas las etapas educativas, desde Infantil hasta la Universidad. «Hay que calentar motores», explicaron ayer los convocantes asturianos en una rueda de prensa. Por ello se ha establecido un calendario de acciones que está ya en marcha, con asambleas en los centros para desgranar los efectos de la reforma educativa, la LOMCE. La movilización contempla encierros en los centros para este jueves, con posibilidad de pasar la noche donde los directores lo permitan.

«Hacemos un llamamiento a que pongan facilidades», instó Ángel Novoa, del Sindicato de Estudiantes. La excepcionalidad de las medidas obedece a que la reforma impulsada por el ministerio «pone en estado de alarma a quienes pensamos que la educación pública es un derecho fundamental», según el comunicado consensuado entre Suatea, CC OO, Fapa Miguel Virgós, UGT y el Sindicato de Estudiantes. Los cambios legislativos persiguen que la pública «sea la que pague los platos rotos de la crisis», abunda el escrito.

La LOMCE «implanta una revalida en todos los niveles, de tal manera que los niños saldrán con un informe que marcará su vida, un informe que además realiza una empresa externa», aseguró Elena González, de la asociación de padres Miguel Virgós. «Si algún hijo supera todas estas pruebas, luego tendrá otra revalida, la económica, con unas tasas universitarias que no paran de crecer», agregó.

«El ministro quiere demonizar a la escuela pública, debilitarla para facilitar su privatización», indicó Adelia Castañón, de CC OO. La reforma «supone volver a los años 70; la escuela pública fue una consquista y no podemos permitir que nos la quitan», completó Beatriz Quirós, de Suatea.

De salir adelante la LOMCE «tendremos una red de centros de elite para la clase privilegiada y otra subsidiaria para los demás», terció Daniel Rodríguez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos