Por amor al arte, bajo la lluvia de abril

Solo una academia de Gijón retó al mal tiempo y celebró en el Muro el Día Internacional de la Danza

E. MONTESGIJÓN.
Bailarinas de la academia de Alejandra Tassis, en su actuación de ayer en el Muro. ::                             CITOULA/
Bailarinas de la academia de Alejandra Tassis, en su actuación de ayer en el Muro. :: CITOULA

La lluvia lo aguó todo. Estaba previsto que la barandilla del Muro de San Lorenzo sirviera de barra de ballet improvisada para cerca de un centenar de bailarinas dirigidas por seis profesores distintos pertenecientes otros tantos centros de baile. Esa era la forma, al aire libre, con aforo abierto y un marco incomparable, en que la Asociación de Profesionales de la Danza de Asturias tenían previsto conmemorar el Día Internacional de la Danza que se celebra hoy. Pero no pudo ser. No, al menos, de esa manera.

De las seis academias solo vinieron dos. Una de Gijón, la de Alejandra Tassis, y otra de Oviedo, la de Celia Castellanos, que fue al final la gran sacrificada. Veinte minutos después de dar comienzo el espectáculo, con las campanadas de las 12 de la iglesia de San Pedro de fondo y las bailarinas más pequeñas asidas a la barandilla, hizo acto de presencia la lluvia. De forma pertinaz y con fuerza, de modo que el último número, justamente el de las coloristas bailarinas de Oviedo, se quedó fuera de programa.

Pero antes de que el agua obligara a recoger precipitadamente el aparataje eléctrico del sonido, más de una veintena de bailarinas de todas las edades interpretaban, al ritmo de las castañuelas, una 'Carmen' especial. Mojada, sentida y sacrificada. Quizá era una carta de presentación de lo que la propia Alejandra Tassis dijo, arrollando el agua sobre ella: «Estas niñas están acostumbradas a seguir trabajando aún en momentos duros». Hoy es su día.

Fotos

Vídeos