Adolfo Nicolás: «Desde la puerta todos los colegios de jesuitas son capilla»

El general de la Compañía de Jesús reivindica en Gijón «la educación integral de la persona» como el principal rasgo de la pedagogía ignaciana

MARCOS MOROGIJÓN.
Adolfo Nicolás: «Desde la puerta todos los colegios de jesuitas son capilla»

«Desde la puerta para adentro todos los colegios de jesuitas son capilla». Ese fue el mensaje que el padre general de la Compañía de Jesús, el español Adolfo Nicolás Pachón, transmitió ayer a los claustros y personal de administración de los colegios de La Inmaculada, el centro de Formación Profesional Revillagigedo y el Hogar de San José. Nicolás Pachón reivindicó ante docentes, representantes de las Ampas y antiguos alumnos, durante un encuentro privado en las instalaciones del 'Gedo', los principales valores de la educación jesuítica. Una formación en las aulas que, según reivindicó, empieza desde el mismo momento en que el alumno pone el pie en el colegio.

El padre general de los jesuitas defendió que el mayor activo de los centros docentes ignacianos es «la educación integral de la persona» que ofrecen. También resaltó «la calidad, la profundidad, la excelencia de lo humano, la apertura al mundo y el amor y la esperanza» como otros de los rasgos más relevantes de la educación que imparte la Compañía de Jesús en los 110 países donde está presente en la actualidad.

Adolfo Nicolás también estableció como objetivo futuro «el trabajo en redes» de todos quienes participan de una u otra forma en las comunidades educativas jesuíticas. Además, expresó su convicción que en un mundo cada vez más global y con ingente información circulando por él es necesario ahondar en los contenidos y disponer de sentido crítico, aspectos que también cultiva la pedagogía ignaciana entre sus alumnos.

Una vez concluida la charla con los educadores, en la que también tomaron parte docentes de Cantabria y León, el general de los jesuitas presidió la multitudinaria misa que se celebró en la iglesia parroquial de San Esteban del Mar, en El Natahoyo, en torno a la que se reunieron los catequistas de las parroquias que llevan los jesuitas y todos los miembros de la Red Ignaciana de Asturias. Ejercieron como cooficiantes eucarísticos el provincial de los jesuitas de Castilla, Juan Antonio Guerrero, y el párroco de San Esteban, José María Arranz. El director del Hogar de San José, Cipriano Díaz Marcos, también tuvo un papel muy activo en la celebración eucarística. Díaz Marcos fue el encargado de agradecer públicamente la visita del padre general de su orden porque «nos da aliento en este tiempo de crisis y tensiones sociales» y de enmarcar su presencia en un «entorno industrial y obrero afectado por el desempleo».

Paciencia para la enseñanza

Durante la homilía, el padre Nicolás aseguró que la educación, al igual la transmisión de la fe, «requiere de grandes dosis de «paciencia porque es un proceso muy largo y el corazón humano es lento y va aprendiendo de los fracasos, los éxitos y las dificultades». En ese sentido, abogó por no actuar con «las prisas» de San Pablo, y dejar que el mensaje que se transmite «crezca dentro de las personas».

También defendió que «los problemas vienen de fuera y la paz y las respuestas vienen de dentro». Por ello pidió «para que los jesuitas seamos libres para escuchar al Espíritu Santo» y para que la Iglesia asturiana, española y universal «siga a Jesús como el guía que conduce a la libertad y la vida». Concluyó la jornada con una cena con los jesuitas del Principado en el colegio de la Inmaculada.

La máxima autoridad dentro de la Compañía de Jesús recaló ayer por la tarde en Gijón dentro de la visita que está realizando a la demarcación provincial jesuítica de Castilla a la que pertenece Asturias junto a Madrid, Valladolid y Galicia.

Adolfo Nicolás Pachón, natural de Villamuriel de Cerrato (Palencia), es el padre general de la Compañía desde 2008, y desde entonces visitó España en seis ocasiones para conocer las cinco provincias jesuíticas en el país (Tarraconense, Aragón, Bética, Loyola y Castilla), antes de su integración en una única prevista para 2014.