AZSA alega contra el convenio de permuta de terrenos de El Espartal

Asegura que es contrario a derecho y que en 1982 cedió «para uso público» la finca en la que está previsto construir 308 viviendas y un hotel

J. F. GALÁNSALINAS.

Asturiana de Zinc (AZSA) ha presentado alegaciones contra el convenio de permuta de terrenos recientemente firmado por la empresa Aldergarten, propietaria de una finca urbana en las dunas de El Espartal, y el Ayuntamiento. Solicita que se anule al considerar que es contrario a derecho y que vulnera un convenio anterior, el que en el año 1982 reguló la cesión, gratuita, al Ayuntamiento de una serie de terrenos que eran propiedad de Asturiana de Zinc, entre los que figura una de las dos fincas objeto de permuta, la de El Pinar de Salinas.

Es precisamente la finca que en base al nuevo convenio el Ayuntamiento entrega a la promotora para que desarrolle en ella el proyecto urbanístico que tenía previsto realizar en la finca urbana de las dunas, que a cambio pasará, si finalmente el convenio se ratifica, a ser de titularidad municipal. Dicho proyecto prevé construir 308 viviendas y un hotel balneario.

La empresa sostiene que una de las cláusulas del convenio de cesión firmado en 1982 indica que la mencionada finca ha de destinarse a uso público, y que una urbanización privada no encaja en tal figura urbanística. «La variación que ahora se pretende habría que conceptuarla como una alteración de los compromisos adquiridos, y como tales es indemnizable, puesto que no se trataría de una reducción de aprovechamiento, sino de una alteración de un espacio cedido para uso dotacional público», indica la empresa en sus alegaciones, firmadas por el director de operaciones metalúrgicas, Jaime Arias Zapico.

Al margen de vulnerar, a su entender, el convenio de cesión, Asturiana de Zinc sostiene que el convenio no se ajusta a una serie de normas en materia urbanística establecidas por el Principado, por lo que «es contrario a derecho». Entre otras razones, alude al «estricto cumplimiento de los requerimientos de las barreras de separación de los usos industriales».

Las alegaciones de Asturiana de Zinc suponen una vuelta de tuerca más en las cada vez más tirantes relaciones que mantienen en los últimos tiempos empresa y Ayuntamiento. En este caso concreto, como telón de fondo se dibujan las balsas que la empresa posee en El Pinar de Salinas, una de las cuales se sitúa a escasos metros de la finca cedida a Aldergarten para que construya en ella las viviendas y el hotel-balneario.

Cabe recordar que el convenio de permuta pone fin a un largo conflicto judicial entre el Ayuntamiento y Aldergarten que según el Principado y el PSOE, podría costarle a las arcas municipales una indemnización de más de treinta millones de euros. Como contrapartida, el Ayuntamiento recibe un carril bici valorado en 175.000 euros, cantidad que dista mucho de los más de seis millones de euros que, según el PSOE, «habría obtenido el Ayuntamiento si lo hubiera firmado en su día».

Las alegaciones de Asturiana de Zinc se suman a las que presentó el jueves el Grupo Ornitológico Mavea, que aduce razones medioambientales.

Fotos

Vídeos