El Ayuntamiento de Castrillón prohíbe a los camiones de AZSA circular por Salinas

«Lo que tienen que hacer es retirar el argayo», argumenta Vallina, que obliga ahora a desviar hacia Avilés el tráfico entre las dos factorías de la empresa en Castrillón

J. F. GALÁNPIEDRAS BLANCAS .
Un camión se dispone a cruzar el túnel de Arnao, ahora cerrado al tráfico. ::                             SERGIO LÓPEZ/
Un camión se dispone a cruzar el túnel de Arnao, ahora cerrado al tráfico. :: SERGIO LÓPEZ

Los camiones que en gran número circulan entre las dos factorías de Asturiana de Zinc en Castrillón, la de San Juan y la de Arnao, tienen que dar un rodeo de unos cinco kilómetros añadidos para completar el trayecto. La alcaldesa, Ángela Vallina, les ha prohibido circular por Salinas. «Lo que tiene que hacer Asturiana de Zinc es retirar el argayo de Pinos Altos», señaló. Así las cosas, la única alternativa es dirigirse a Avilés y tomar entonces la N-632 hasta Piedras Blancas, o en el caso de que circulen en sentido San Juan, la carretera de la ría.

Tal decisión añade leña al conflicto que mantienen AZSA y el Ayuntamiento a raíz del argayo al que alude la alcaldesa, que desde hace más de tres semanas mantiene cerrada al tráfico la carretera que une Salinas con Arnao a través del túnel, la vía que habitualmente utilizan los camiones de AZSA, al ser la más directa entre una y otra factorías, menos de cuatro kilómetros.

La alcaldesa asegura que la ladera de Pinos Altos desde la que se ha desprendido la tierra que amenaza con invadir la calzada es propiedad de AZSA, y que por tanto, tiene la obligación de retirarla y de afianzar la valla que la contiene, que amenaza con ceder. La empresa niega la mayor. Asegura que esos terrenos no son suyos, sino del Ayuntamiento, que se los habría expropiado en beneficio del Consorcio Costa Norte, entidad pública en vías de disolución en la que estaba integrada el municipio, y que por tanto, no tiene obligación de retirar lo que, asegura, no es suyo.

AZSA solicitó el viernes al Ayuntamiento permiso para que sus camiones atraviesen parte de Salinas. Aunque el túnel de Arnao siga cerrado, podrían circular por la carretera de San Juan y el primer tramo de Luis Hauzeur, girar en la avenida Marola y tomar la N-632 sentido Piedras Blancas en El Campón, a través de la calle Piñole, o en el caso de que el destino fuese la factoría de San Juan, realizar el mismo itinerario en el sentido inverso. Así el rodeo sería menor, unos 7 kilómetros de recorrido en lugar de los 12 que requiere hacer el viaje vía Avilés.

La alcaldesa contestó ayer, y fue tajante. «Tienen que retirar el argayo de Pinos Altos», reiteró.

El peso de los camiones que habitualmente emplea AZSA para transportar mercancía entre sus factorías excede con mucho el máximo autorizado en Salinas, 5,5 toneladas, circunstancia que hasta ahora no había sido impedimento para que la utilizaran. El Ayuntamiento les concedía una licencia especial, que ahora niega.

Al margen del argayo y de los camiones, hay un tercer punto de fricción, la finca municipal de El Pinar de Salinas que mediante una permuta está previsto que pase a manos de una promotora, con licencia para edificar 308 viviendas y un hotel Balneario. Era de AZSA hasta que en 1982 se la cedió al Ayuntamiento con la condición, según la empresa, de que se destinase a uso público, figura que no encaja con un proyecto urbanístico, tal y como señala AZSA en las alegaciones que ha ya ha presentado.

Asturiana de Zinc es el principal mecenas del Valey Centro Cultural. Su aportación es decisiva para mantener la programación, y también sufraga otras acciones sociales en el concejo, como la adquisición de material para los colegios. La semana pasada la alcaldesa le recriminó que «aún no ha puesto un euro».