Irregularidades en la contratación impiden justificar 200.000 euros del plan Urban

La Cámara de Comercio subcontrató de forma irregular a Start Up e Impact 5 y tendrá que asumir las facturas por los servicios de 2011

GONZALO DÍAZ-RUBÍNOVIEDO.
El vivero de emmpresas biosanitarias que gestiona la Cámara de Comercio según el convenio suscrito en 2010. ::                             MARIO ROJAS/
El vivero de emmpresas biosanitarias que gestiona la Cámara de Comercio según el convenio suscrito en 2010. :: MARIO ROJAS

Hay una parte del Urban -el plan de inversiones por 16 millones de euros en los barrios a ambos lados de la 'Y' que cofinancia la UE- que es visible. El mercado de abastos, el parque fluvial del Nora o el vivero de empresas biosanitarias mal que bien, con retrasos achacables a la crisis, están ahí o se les espera para los próximos meses. Hay otra parte que no se ve -servicios de formación, apoyo a empresas e información-, cuya gestión se encomendó en 2010 a la Cámara de Comercio y que empieza a dar problemas. Según los auditores del programa europeo, las subcontrataciones por parte de la Cámara de Start Up, la empresa del exgerente de Gesuosa, Luis Gómez, y de la agencia de publicidad Impact 5, que suman casi 200.000 euros, fueron adjudicadas de forma irregular y no son por tanto subvencionables con los fondos del plan Urban. Los auditores y la Intervención municipal consideran «no elegibles» 195.238 euros de los 254.172 que la institución que preside Severino García Vigón presentó con cargo al año 2011 dentro de la primero declaración de gastos de aquel ejercicio. En román paladino, no se podrán cargar a los fondos europeos y la Cámara de Comercio asumirá todo el gasto que no ha podido certificar.

Incumplimientos

La institución cameral, que gestiona parte del Urban a través de un convenio suscrito con el Ayuntamiento en 2010, incumplió «las directivas comunitarias» y la normativa nacional en materia de contratación al adjudicar a Start Up, en 136.000 euros justos, más IVA, los servicios de consultoría para el diagnóstico de la implantación de las tecnologías de la información en las empresas de la zona Urban.

Entre otras cuestiones, se valoró antes la oferta económica a la técnica, la licitación no se publicitó y para justificar el gasto se presentó una única factura, inferior al precio del contrato, por valor de 123.080 euros más IVA, incumpliendo la obligación de facturar mensualmente los gastos.

Por las mismas irregularidades, el contrato con Impact 5 para la difusión del programa Urban en medio de comunicación, que había sido adjudicado por la Cámara en 61.775 euros, IVA al margen, pero del que solo se justificaron, en una única factura, 42.376 euros, queda también fuera de los gastos subvencionables.

Al Ayuntamiento, «los errores administrativos», como los define el concejal de Economía, Jaime Reinares, en principio no le costarán nada. Será la Cámara la que se quede con el agujero. Pero el informe de los auditores apunta a otro coladero. Señala, que los datos del expediente de Start Up, con ese precio tan redondo de 136.000 euros más IVA, «no permiten comprobar que el presupuesto de licitación responde a precios de mercado». Algo similar denunció la oposición cuando el Ayuntamiento compró a Gómez en 2009 varios dominios en internet, que nunca se han usado, por precios inusualmente altos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos