Bimenes clama en solitario por la oficialidá

El periodista Lluis Portal pronuncia el pregón de la fiesta con escasísima presencia de asturianistas

JOSÉ CEZÓNMARTIMPORRA.
El grupo local Los Yerbatos bailaron ayer la Danza de la Oficialidá en Martimporra. ::                             PABLO NOSTI/
El grupo local Los Yerbatos bailaron ayer la Danza de la Oficialidá en Martimporra. :: PABLO NOSTI

Bimenes celebró ayer la decimoséptima Fiesta de la Oficialidá, que volvió a congregar a una escasísima representación del asturianismo militante durante el acto central de lectura del pregón, a cargo del escritor y periodista Lluis Portal Hevia. El buen tiempo reinante podría haber servido de eximente si no fuera porque el año pasado orbayó durante el pistoletazo de la escritora Vanessa Gutiérrez y la asistencia fue muy similar, al igual que en las ediciones más recientes.

Entre el escaso público presente estuvieron el alcalde asturianista de Nava, Emilio Ballesteros, el diputado socialista Alejandro Vega, la presidenta de la Mancomunidad de la Sidra, Ana López, y el exdiputado del Partíu Asturianista, Xuan Xosé Sánchez Vicente. A pesar de esa soledad tan significativa, el concejo yerbato sigue conmemorando aquel histórico 5 de julio de 1997, cuando el Pleno del Ayuntamiento de Bimenes -siendo alcalde Joaquín García, de Izquierda Unida- se convirtió en el primero de Asturias en declarar la oficialidad de la llingua y en festejar ese acuerdo todos los veranos

El alcalde de Bimenes, Alejandro Canteli, volvió a reivindicar ayer la oficialidad del asturiano durante su intervención y lamentó que, después de muchos años de apoyo, «los conceyos nun tenemos subvenciones del Gobiernu d'Asturies pa la normalización social del asturiano nel presente exerciciu».

Si algo ha caracterizado a las fiestas de la oficialidá es el gran nivel de los pregoneros y Lluis Portal no fue una excepción con una intervención concisa, documentada e intercalando algún que otro dardo dialéctico. El escritor maliayo recordó lo que en su momento se dio en llamar «l'espíritu de Bimenes», que se extendió a otros concejos asturianos, y aquel manifiesto por la oficialidad suscrito por 26 alcaldes, cinco de ellos de la Comarca de la Sidra, quienes fue objeto de presiones políticas. Portal desveló que el fallecido alcalde de Cabranes, Joaquín Llorís, quien iba a leer el manifiesto en Oviedo en una concentración en favor de la oficialidad, fue llamado al orden por Isidro Fernández Rozada, «ún de los actuales senadores que sabe espresase perfectamente nasturiano; otra cosa ye qu' al ser durante munchu tiempu'l profesor de defensa del espíritu nacional se-y formigase la llingua», espetó el pregonero.

Portal cuestionó la teoría que responsabiliza a los propios asturianistas de la situación del bable. «Nesti llocu mundu nel que vivimos, dicir que decidimos algo ye una verdaderá inxenuidá», afirmó. Aunque no negó que desde el asturianismo cultural y político «si ye qu'esistiera, nun se cometan munchos errores, aunque nun ye esti precisamentel sitiu más adecuáu panalizalo».

Afirmó que nos expresamos en un idioma «por continuidá y non por afinidá» y que una tradición «consérvase por propia dinámiva reiterativa». Tras hacer un poco de historia, Portal concluyó diciendo que «Asturies tien más derechu que nadie a llamáse nación». Tras el pregón, el grupo folclórico Los Yerbatos interpretó la Danza de la Oficialidá.

Fotos

Vídeos