«Fue un Tour duro, sobre todo de cabeza»

Dani Navarro, recibido por Chechu Rubiera, su peña de Mieres y una representación de Las Mestas, medita estar en salida de la Vuelta, «pues estoy muy cansado»

J. L. CALLEJAAEROPUERTO DE ASTURIAS.
«Fue un Tour duro, sobre todo de cabeza»

Feliz regreso. Dani Navarro llegó ayer a casa tras su primer Tour sin ser gregario y lamenta no poder haber ganado una etapa, que tuvo en la mano, pero sí de cumplir el objetivo de estar en el top ten, al mismo tiempo que valora su posible participación en la Vuelta dentro de un mes.

El gijonés tuvo un recibimiento a lo grande en el Aeropuerto de Asturias, donde varios miembros de su peña de Mieres le aclamaron al sonido de unas bocinas de gas, portando una pancarta, que reflejaba Dani Navarro, 'La Maquinina'.

Pero lo más especial fue que el exprofesional Chechu Rubiera se sumó a la pequeña fiesta, en la que no faltaron Iván García Cortina, actual campeón de España júnior, y Miguel Millán, ambos de la Escuela de Las Mestas, en la que se forjaron todos ellos bajo la dirección de Chus Rodrigo.

Tras la alegría que supuso el reencuentro con sus incondicionales, Navarro aseguraba el día después de su noveno puesto en la general del Tour y de su casi triunfo de etapa que «es impensable lo que logré tras los doce primeros días de carrera, porque estaba a 25 minutos en la general y con la espalda entera morada, con heridas por todo el cuerpo, por lo que es para estar contento».

Incluso sopesó retirarse, «porque el primer día en los Pirineos no podía con el alma. Además perdí doce minutos, pero respondí a las expectativas y me sobrepuse».

Acerca de su remontada en la general, el asturiano afirmó que «ya me encontré bien fue el día de los abanicos, pues estuve casi toda la etapa solo en los últimos 60 kilómetros, pero fui muy rápido y llegué adelante», si bien añade que «ahí me di cuenta que podía lograr uno de los objetivos, que me podía estar entre los diez primeros».

Sobre sus dos escapadas más destacadas, afirmó que después del día de descanso en los Pirineos me encontré mejor, pero en los Alpes tenía el día marcado, porque además me venía muy bien y gracias a ello me metí en el top ten».

De no haber sufrido las caídas de la primera semana, confiesa que «hubiera logrado un mejor puesto en la general». Y añade ne este sentido que «excepto tres o cuatro etapas no pude demostrar lo que podía haber dado, como en el Dauphiné, por lo que podía haber acabado el Tour sexto o séptimo».

Tuvo muy cerca el triunfo en la etapa decimonovena, con final en Le Grand Bornand. «Hice al final quinto, pero me equivoqué arrancando de lejos el primero, volví a atacar otras dos veces, pero Rui Costa fue más listo y nos ventiló la etapa», además de reconocer que Mikel Nieve y yo nos equivocamos, por lo que creo que fue una oportunidad perdida para ganar».

En 2014, Níbali o Quintana

En este Tour los españoles no consiguieron ningún triunfo. «Es algo que no ocurría desde 1998, pero nuestro papel fue bueno, pues al final hubo cuatro entre los diez primeros de la clasificación general y, por ello, la actuación puede considerarse muy buena».

Contador dice que tiene que recuperarse para estar al 100% de cara a poder batir a Froome el próximo año, pero el ciclista asturiano está seguro de que «hoy por hoy hay diferencias importantes», a lo que añade que «en 2014 Nibali o Nairo Quintana serán sus grandes rivales».

Dani Navarro tendrá ahora un merecido descanso de una semana y deja en el aire su participación en la Vuelta a España, pese a que fue fichado por el equipo Cofidis para ser su líder en la ronda española: «De momento no sé lo que voy a hacer. Porque estoy muy fatigado, muy cansado, ya que ha sido un Tour muy duro, sobre todo de cabeza, por lo que tengo aún que decidir, aunque no la descarto».

Cabe recordar que el gijonés trabajo en la general en varias carreras, como Andalucía, Dauphiné y París-Niza, entre otras y «ya hay que levantar el pistón», sentenció el gijonés.