Sergio Díaz no supera la revisión médica

El central tiene problemas de rodilla y deberá retirarse después del reconocimiento de la Federación Asturiana

ALBERTO HUERGAAVILÉS.
Sergio, en el último entrenamiento con el Avilés, atiende a Uribe y a Iago Farto. ::                             MARIETA/
Sergio, en el último entrenamiento con el Avilés, atiende a Uribe y a Iago Farto. :: MARIETA

Sergio Díaz tendrá que abandonar el fútbol. El central de Turón, fichado este verano por el Real Avilés, no superó las pruebas físicas que le realizó la Federación Asturiana de Fútbol para poder tramitar su ficha y el jugador no podrá volver a jugar a nivel profesional en ningún equipo. Es un momento delicado para el futbolista que el año pasado se perdió toda la temporada por tener que operarse de una hernia discal. No ha sido ese el problema que le ha hecho para atrás. Sus rodillas se han resentido de las numerosas operaciones que le han hecho y los ligamentos no soportan más la exigencia del fútbol profesional.

«No se puede hacer nada. Las cosas hay que tomarlas como vienen y no se puede hacer otra cosa. Evidentemente que sigo teniendo ganas de jugar, porque yo soy futbolista y esto es lo que me gusta, pero lo primero es la salud y si el médico me dice que no puedo jugar, no se puede hacer otra cosa que dejarlo».

Sergio (28 años) se mostraba resignado, pero con la noticia de que no puede volver a jugar al fútbol de manera profesional ya asimilada. «Desde que me lo dijeron el miércoles a última hora ya le di muchas vueltas. La verdad que tenía muchas ganas de jugar este año. Tenía muchas ilusiones puestas en esta temporada», reconoce el espigado central de Turón, que prefirió rechazar ofertas de Segunda División para recuperarse para el fútbol jugando más de treinta partidos en una temporada.

«La verdad es que la rodilla me llevaba molestando bastante tiempo, pero no pensaba que la iba a tener tan mal como para dejarlo». Sergio no es de los que engaña. Como antes reconocería Chus Bravo, el defensa «con nosotros siempre fue muy sincero. Nunca fue a engañar, ni mucho menos».

El fichaje de Sergio por el Real Avilés fue uno de los puntales importantes para la defensa avilesina. Su nombre sonaba fuerte en el mundo del fútbol a nivel nacional después de haber debutado en el Oviedo con 17 años. El Manchester United lo pretendía, pero el Madrid se cruzó en su camino. Las lesiones le impidieron tener continuidad. Algo que tampoco tuvo en el Hércules y en el Nástic de Tarragona. La opción del Real Avilés era para volver a sentirse futbolista tras operarse la temporada pasada de una hernia discal que le mantuvo alejado de los terrenos de juego.

La última operación en la rodilla se la hicieron hace tres años, por lo que es más raro que se le haya detectado el problema ahora y no en las últimas campañas.

Chus Bravo, director deportivo del Real Avilés, sabe muy bien cómo se encontraba ayer Sergio Díaz, que acompañó a los jugadores del Real Avilés en el banquillo y estuvo en el palco acompañado por los que se quedaron fuera de la convocatoria. «El otro día cuando recibimos la noticia fue muy triste y con un poco de bajón anímico porque es un chaval sano y sincero que iba a ser un lujo tenerlo en el Avilés. No pudo ser. Pero vamos a desearle todo lo mejor y estar muy cerca de él para lo que necesite», explicaba Chus Bravo.

El director deportivo del Real Avilés reconocía que con Sergio «no hablamos de dinero. Confiamos en él al 100% y tanto para nosotros como para él es un palo muy grande. Me veo totalmente reflejado en él», manifestaba recordando que él tuvo que abandonar el fútbol también por una lesión de rodilla.

Para Josu Uribe es un golpe a la línea de flotación, ya que el técnico contaba con el concurso del central para un equipo que quiere tener la defensa muy seria y segura para posteriormente comenzar a crear.

Que el Real Avilés no detectase la lesión de Sergio Díaz no es algo que se pueda culpar al club, ya que según Chus Bravo «todos los futbolistas que vienen de otra comunidad autónoma pasan un reconocimiento médico especial. La Federación Asturiana de Fútbol no le dio el visto bueno para que tramitásemos la ficha y no hay nada más que decir».

José Antonio Rodas, médico de la Federación Asturiana de Fútbol fue el encargado de pasarle el reconocimiento a Sergio Díaz. El mismo médico que detectó en la rodilla de Costas un problema, pero que en el Avilés no quisieron hacer caso y el jugador acabó consiguiendo una pensión de invalidez y el club avilesino multado por no tener la Seguridad Social al día. Hoy, Costas forma parte del cuerpo técnico del Barcelona y sigue cobrando una pensión de invalidez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos