Avilés pierde su último cine con el cierre del Marta el próximo 1 de septiembre

La crisis económica, la reducción de espectadores y la necesidad de inversiones provocan el fin de las salas más antiguas de Asturias

FERNANDO DEL BUSTOAVILÉS.
El exterior del cine amaneció ayer con carteles pegados en protesta por el cierre del último cine de la ciudad. ::                             SERGIO LÓPEZ/
El exterior del cine amaneció ayer con carteles pegados en protesta por el cierre del último cine de la ciudad. :: SERGIO LÓPEZ

La comarca perderá su cine más antiguo el próximo 2 de septiembre. Un día antes, el domingo día 1 será el último con actividad en los Multicines Marta. La decisión fue comunicada a sus tres trabajadoras hace unos días por la dirección de la Cadena Clarín, solicitándoles la máxima discreción. Esta se rompió durante la noche del viernes al sábado, cuando personas desconocidas pegaban carteles de protesta ante el cierre. Momentos antes de la primera sesión, las trabajadoras los retiraban. Pero, después de toda una mañana en la calle de Rivero, la decisión del cierre ya no era un secreto.

En los últimos años, la cadena ha luchado con todas sus fuerzas para evitar el cierre de las salas avilesinas, el último cine de Avilés y uno de los pocos que quedaba en Asturias. Se redujo su ajustada plantilla de las cinco personas de 2009 a los tres puestos actuales. Más recientemente se recortaron sesiones durante la semana para reducir gastos innecesarios. Junto a la caída de espectadores e ingresos, este año, un nuevo factor ha terminado a ser fatal para la sala avilesina: la necesidad de sustituir los equipos de proyección de 35 milímetros por equipos digitales.

A finales de este año, las grandes productoras cesarán de distribuir películas en celuloide y pasarán al formato digital en Estados Unidos. Y la tendencia se extenderá. Actualmente, en España, el 46% de las salas se encuentran digitalizadas y se espera que en el plazo de dos años se alcance todo el parque de exhibición. Una inversión poco menos que obligatoria y que ha terminado por hundir una sala que sufre el problema generalizado de la escasa afluencia de público.

Con este cierre, Avilés se quedará sin cines comerciales en su término municipal. La única manera de disfrutar de una película será acudir a la Casa Municipal de Cultura y el Centro Cultural Internacional Niemeyer.

El origen de la Cadena Clarín se remonta al año 1978, cuando Antonio Robles y José María Fernández abrían en Oviedo el Cine Clarín. Fue el inicio de una cadena que creció en Asturias donde llegó a gestionar 16 salas con 1.750 butacas diferentes.

En su proceso de expansión, compró el cine Marta y María, ubicado en el Palacio de Llano Ponte, del que sólo respeta la fachada original. En él, la actividad cinematográfica se remonta al año 1949, según recordó Justo Ureña en sus 'Crónicas Avilesinas' publicadas en LA VOZ DE AVILÉS, cuando la empresa Prafel iniciaba las exhibiciones con la proyección de 'Río Abajo'.

La página web de la Cadena Clarín remonta el inicio de la actividad cinematográfica a un año antes. Se trata de la decana de las salas de exhibición que actualmente se encuentran en Asturias y la única que no se encuentra vinculada a un centro comercial.

En 1946, 'Prafel' había solicitado la licencia para la reforma del también conocido como Palacio de los García Pumarino que había sido, previamente, sede del Liceo avilesino desde 1929 a la Guerra Civil, y, tras ella, albergado un convento de clausura de monjas carmelitas entre 1939 y 1945.

La reforma implicó la destrucción todos sus elementos históricos. Posteriomente, en los años 80, la Cadena Clarín modernizó la instalación. A finales de la década de los 90 del pasado siglo, la Cadena Clarín afrontaba una nueva reforma convirtiéndolo en un multicine con cuatro salas (dos de 99 butacas, una de 205 y otra de 297). Con la apertura modificaba el nombre (Multicines Marta), para muchos avilesinos seguían siendo el 'Marta y María' o, simplemente, 'el Marta'.

Con este cierre, se culmina la desaparición de los cines en la ciudad. Un declive que comenzó en 1983 con el cierre del cine del que entonces era el decano: el cine Florida. Antes del Marta, el último cierre había sido el Almirante, en 2002. Previamente, habían cerrado en la comarca cines como los Chaplin, Canciller, Ráfaga o Bango en Piedras Blancas.