El Comité contra el Tabaquismo defiende que se prohíba fumar en soportales

Trasladó esta propuesta, amparada por el Instituto Catalán de Oncología, al Ministerio de Sanidad antes de que el Principado anunciase la medida

JAVIER FERNÁNDEZOVIEDO.
Una fumadora en la terraza de un café. ::                             E. C./
Una fumadora en la terraza de un café. :: E. C.

Antes de que se hiciese público el anteproyecto de Ley de Drogas del Principado [PDF], que prohibirá fumar en los soportales a las puertas de establecimientos y centros de trabajo que tengan menos de un metro de profundidad, esta propuesta, aunque sin incluir excepciones en función del espacio, había llegado ya el Ministerio de Sanidad. Lo hizo de manos del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), cuyo presidente, Francisco Rodríguez, alega que es necesario establecer «una zona de seguridad» a la entrada de lugares concurridos y celebra las intenciones del Principado de profundizar en la legislación antitabaco. Es más, considera que es «responsabilidad» de las consejerías de Sanidad de las distintas comunidades «mejorar las leyes en favor de la salud pública».

La petición que hace 15 días presentó el CNPT a Pilar Fajas, secretaria general de Sanidad y Consumo, está amparada por un estudio del Instituto Catalán de Oncología «que ha circulado mucho por Europa» y que defiende que fumar a las puertas de los locales aumenta el nivel de nicotina en el interior. Para que la protección contra el humo sea completa, este médico estomatólogo defiende que la prohibición incluya también la entrada. Añade que se evitarían así las «cortinas de humo» que se generan en ocasiones por la congregación de varios fumadores y que «no es agradable ni saludable atravesar». «Esta medida ya está vigente en países como EE UU y Canadá», dice el presidente del Comité -formado por 32 asociaciones de profesionales sanitarios y de la medicina-, quien aboga por extender en España las mismas restricciones que ya pesan sobre colegios y hospitales.

El veto expreso a encenderse un cigarrillo mientras se espera al autobús, que figura en el anteproyecto del Principado, también ha sido aplaudido. «Es una medida lógica y que cae de cajón y, además, es algo que ya ocurre. El fumador español es bastante respetuoso y no consume tabaco en los lugares en los que puede molestar a otras personas». Este son el tipo de iniciativas, considera el CNPT, que deben impulsarse desde los departamentos de Sanidad, todo lo contrario a lo que ocurre en Madrid donde «alegando que se creará empleo y sin tener la competencia para ello se pretende permitir el tabaco en Eurovegas». «Los sanitarios lo rechazamos», dice Rodríguez para celebrar a continuación que el documento que el Ejecutivo regional enviará al parlamento asturiano en otoño haya recogido las aportaciones de profesionales de la salud y colectivos sociales.

Apoyo frente a las críticas

Los halagos al Principado se completan con una defensa férrea frente a quienes han criticado sus planes. Por un lado, se rechaza que las nuevas restricciones supongan un «acoso a los fumadores», tal y como reprocharon Foro e IU a la consejería que dirige Faustino Blanco: «No me parece una persecución en absoluto, es más, los propios fumadores entienden que si, por ejemplo, fuman a la puerta de los locales, obligan a las personas que entran y salen a tragarse el humo». Por otro, defiende, contra la opinión del PP, que Sanidad tienen la competencia y la responsabilidad de ir más allá de la legislación nacional en favor de la salud de la ciudadanía. Y eso no es todo.

«La gente no va a ir menos a discotecas o bares porque no se pueda fumar a la entrada», resalta el responsable del CNPT, que asegura no entender la actitud que han mostrado los hosteleros: «No creo que vaya a afectarles tanto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos