Fallece Ramón Estrada, uno de los primeros profesores de la Laboral

L. R.GIJÓN.

Ramón Estrada González, ingeniero técnico industrial especializado en electricidad, falleció ayer a los 85 años en Gijón. Quienes le conocieron aseguran que era «una persona peculiar, con un fuerte temperamento y una original forma de ver las cosas». Como buen 'gijonudo', Ramón era muy batallador en las discusiones y ponía el corazón en todo lo que hacía.

Después de trabajar en la Hidroeléctrica del Cantábrico, Estrada formó parte del primer equipo docente de la Universidad Laboral, encargándose de los talleres eléctricos. A partir de esta experiencia, el profesor gijonés dedicó gran parte de su vida a impulsar nuevas universidades laborales en España, llegando a ser jefe de talleres en Coruña, Cáceres, Alcalá de Henares y Toledo, donde recibió la medalla de plata. Después de unos años participando en el lanzamiento de nuevos centros, Estrada regresó a la Laboral en la década de los 80, donde permanecería hasta su jubilación. En esta última etapa de su vida laboral, no sólo se encargó de dar clases, sino que fue responsable del mantenimiento de la intrincada infraestructura eléctrica de la Universidad.

Ramón Estrada se va dejando viuda y tres hijos, así como compañeros con los que compartió charlas entre clase y clase y cientos de alumnos que no olvidarán sus enseñanzas. El funeral tendrá lugar mañana a las 17 horas en la iglesia de San Pedro.