El lobo se ensaña con 50 ovejas de un mismo rebaño en Onís

El ataque tuvo lugar el domingo y hasta el momento se salda con 6 reses muertas, 21 malheridas y 22 desaparecidas

A. INGUANZOBENIA.
Carmen Tomás Rojo sujeta una de las ovejas heridas por el lobo. ::                             N. A./
Carmen Tomás Rojo sujeta una de las ovejas heridas por el lobo. :: N. A.

Cada vez es más duro y desagradable. El lobo ha vuelto a atacar en la comarca. Concretamente se ha ensañado con un rebaño de unas 130 ovejas, el paraje de Beranzas, en Onís, cerca del Parque Nacional de los Picos de Europa, de las que casi medio centenar han resultado afectadas. Carmen Tomás Rojo, la propietaria de los animales, vive desde ayer un calvario. A las seis de la mañana de ayer lunes subía a controlar su ganado como todos los días, menos el domingo. «Ayer -por el domingo- no subí porque me fui a manifestar con el resto de ganaderos a Covadonga, a ver si conseguíamos algo, pero mira lo que conseguí yo», lamentó esta oniense.

Son, en total, seis ovejas muertas, otras 21 malheridas -de las cuales más de la mitad fallecerán o deberán ser ejecutadas por la gravedad de los mordiscos- y 22 desaparecidas. «El lobo atacó a todas las que se quedaron fuera del cercado, no hay duda de que él es el responsable porque las dentadas y la carne desgarrada no dejan lugar a dudas», analizó la ganadera afectada. Se trata de una más de las tantas familias que ven como «se escapa nuestro medio de vida».

No hay ejemplo más claro, y por esto Carmen Tomás quiso ayer mostrar públicamente sus animales. «Aquí están para que vengan a verlos todos los que dudan o no se dignan a dialogar con nosotros para conseguir una solución». La actitud del presidente del Principado, el socialista Javier Fernández, el pasado domingo en Covadonga fue la gota que colmó el vaso del sector ganadero. «Es una vergüenza, y algo muy lamentable que tengamos un presidente teledirigido», valoró Tito Rojo, también ganadero de Onís. «Nos trató como si fuéramos nosotros los lobos a pesar de que el 70% de los que estábamos allí concentrados éramos votantes del PSOE», sentenció.

Y es que según cuentan fuentes cercanas a los pastores, la explicación al comportamiento de Fernández podría fundamentarse en las «posibles presiones» que éste estaría recibiendo de «sus superiores», concretamente de una diputada nacional que anteriormente habría tenido un cargo vinculado a este sector en el Principado.

Desilusionados

La moral de estos luchadores está muy baja. Más que otra cosa sienten «desilusión e impotencia». «Hasta ahora fuimos muy respetuosos, en cinco manifestaciones que hicimos, y no sirvió de nada. Tendremos que tomar medidas más fuertes a partir de ahora», adelantó Rojo, quien no duda en solicitar «la dimisión del presidente, si no sabe realizar bien su trabajo, como nos está demostrando».

El regidor de Pastos de la Montaña de Covadonga, José Antonio García, tiene claro que «en Asturias no hay Gobierno y si lo hay está hundiendo el campo asturiano». «Nos parecía que Javier Fernández era una persona seria y el domingo terminó de desilusionarnos», reconoció. Tanto la Asociación de Ganaderos Trashumantes de Asturias, como la Plataforma GEA enviaban ayer un comunicado dejando claras de nuevo sus reivindicaciones. Exigen, por lo tanto, una negociación inmediata para paliar esta problemática, la paralización del Plan de Gestión del Lobo, la exclusión de los usos agropecuarios del canon de saneamiento y el mantenimiento de las negociaciones en pro de un futuro Plan de Gestión Silvopastoril -que incluya una política de quemas controladas, desbroces y acotamientos adaptada a la realidad de los ecosistemas y un control eficaz y dentro de los límites de la fauna salvaje-, entre otras cuestiones.