La tasa de fumadores bajó en Asturias un 6% desde que se aplica la ley antitabaco

En 2009, un 27,18% de los asturianos estaban enganchados a la nicotina, pero la cifra descendió al 21,76% en 2011. La mayor reducción, de casi un 10%, se dio entre los hombres

LAURA FONSECAGIJÓN.
Una mujer fuma en una marquesina en Gijón, algo que quedará prohibido cuando Asturias apruebe la Ley de Atención Integral en Materia de Drogas. ::
                             JORGE PETEIRO/
Una mujer fuma en una marquesina en Gijón, algo que quedará prohibido cuando Asturias apruebe la Ley de Atención Integral en Materia de Drogas. :: JORGE PETEIRO

La Ley Antitabaco que entró en vigor el 1 de enero de 2011, la que prohíbe fumar en espacios cerrados como bares y cafeterías pero también a la puerta de hospitales y colegios además de en parques infantiles, está dando sus frutos. Al menos, desde el punto de vista de salud pública. En Asturias, la aplicación de esta normativa que tanto revuelo causó entre los hosteleros de todo el país al no permitir fumar en ningún bar, cafetería o restaurante, hizo que el porcentaje de fumadores descendiera. Y lo ha hecho de forma notable, con bajadas hasta ahora nunca vistas. Entre 2009 y 2011, con la nueva ley antitabaco por el medio (se aprobó en las navidades de 2010), un 6% de los fumadores asturianos se pasó a la acera libre de humo. Es decir, hubo un descenso del 6% en la tasa de personas que fumaban en el Principado.

Así lo recoge el estudio 'Indicadores clave del Sistema de Salud' publicado semanas atrás por el Ministerio de Sanidad, donde se señala que, en 2009, el porcentaje de fumadores en Asturias era del 27,18%. Dos años más tarde, la cifra caería al 21,76%. El Principado se convierte así en la tercera comunidad con menos fumadores. El menor índice de hábito tabáquico se encuentra en Galicia, con un 20,28 de personas que fuman. Le sigue luego Madrid, con un 20,94%, y, en tercer puesto, Asturias, con un 21,76%. La más fumadora es Andalucía, con un 27% de adictos a la nicotina.

En el Principado, los que más han abandonado el cigarrillo son los hombres, con un descenso de casi el 10%, algo que los especialistas consideran histórico. En 2009, según este informe donde se recogen datos de consumo de tabaco de todas las autonomías, había un 32,57% de varones asturianos que admitían fumar de forma rutinaria. Dos años más tarde, la bolsa de fumadores bajaría al 23,07% para situarse muy cerca de las mujeres, un sector, al menos hasta ahora, tradicionalmente menos fumador que los hombres.

La más restrictiva de Europa

No obstante, entre las asturianas, el hábito tabáquico también disminuyó con la entrada de la nueva ley, aunque lo hizo de forma menos acusada, con apenas un descenso del 2%. Antes de que se prohibiera fumar en bares y cafeterías, fumaban en Asturias el 22,24% de las mujeres. En 2011, con un año ya rodado de ley antitabaco, el porcentaje de fumadoras se situaría en el 20,57%.

Todas estas cifras vienen a constatar que el veto a fumar en espacios cerrados y lugares de trabajo, además de discotecas, bares y un largo etcétera, ha conseguido que en España descendiera por vez primera el porcentaje de personas que consumen tabaco. Lo cierto es que, tradicionalmente, los españoles se situaban como los europeos más fumadores, pero la nueva ley antitabaco está cambiando esa tendencia. La de España es una de las normativas más restrictivas. Sólo algunos Estados de EE UU prohíben fumar en determinados lugares al aire libre como ocurre en las playas de Los Ángeles, veto que no ha llegado a los países de Europa en los que la ley antitabaco funciona desde hace años.

En Asturias, la futura Ley de Atención Integral en Materia de Drogas, la que eleva de 16 a 18 la edad para poder consumir y comprar bebidas alcohólicas, da un paso más y recoge de forma expresa dos espacios en los que no se podrá fumar. Se trata de las marquesinas de autobuses y de los soportales cuya techumbre mida más de un metro. La Consejería de Sanidad asegura que la ley nacional ya señalaba a estos dos espacios como libres de humo, pero, como existía cierta confusión sobre su regulación, ha decidido incluirlos en la futura ley que regulará el consumo de alcohol, tabaco y otro tipo de sustancias adictivas en Asturias.

Al igual que lo hiciera en 2010, el sector de la hostelería ha vuelto a poner el grito en el cielo y ha solicitado la intervención de la Dirección de Turismo para que medie con Sanidad. No obstante, la consejería de Faustino Blanco ya señaló que la ley regional no modificará los criterios antitabaco implantados por la normativa nacional, por lo que pidió calma al sector. Desde Hostelería de Asturias anuncian que, igualmente, presentarán alegaciones a la ley.