«La memoria es esencial en la vida y en la literatura, sin ella no somos nada»

«Que me comparen con Auster es todo un orgullo», dice el escritor catalán que ha dedicado cinco años a la obra ahora destacada en Madrid José Antonio Garriga Vela. Premio de Novela Café Gijón 2013 con 'El cuarto de las estrellas'

PACHÉ MERAYO
«La memoria es esencial en la vida y en la literatura, sin ella no somos nada»

Cuando el mediodía cumplía ayer con el rito de las campanadas en Madrid al catalán con acento andaluz José Antonio Garriga Vela (Barcelona, 1954) la sonrisa se le volvía permanente. El jurado del Premio de Novela Café Gijón, presidido por Rosa Regás, le acariciaba justo a esa hora los oídos con grandes palabras sobre su última obra escrita y con ellas le convertían en ganador del veterano galardón literario. Su obra, 'El cuarto de las estrellas', «una novela inusual», a decir de sus jueces, se alzaba con el premio que una tarde de invierno de 1949 creó Fernando Fernán-Gómez en el popular café del paseo de Recoletos. Cinco años ha estado escribiéndola, tejiendo su densa tela de araña.

-¿Qué es y dónde está 'El cuarto de las estrellas'?

-Es un lugar y son varios lugares. Es una habitación que el padre del protagonista tiene forrada de fotografías de grandes actores y es otros muchos escenarios. En realidad, la novela transcurre en Málaga, aunque no lo digo nunca.

-Dice el jurado que ha superado el realismo tradicional con imágenes y situaciones de gran expresividad. ¿Qué opina?

-Sí. No es muy tradicional esta novela. En realidad, es complicadísima de explicar, porque no cuenta una historia, sino muchas. La columna vertebral está en la figura de un hombre que pierde la memoria, pero que al irla recuperando decide escribir la historia familiar. Es entonces cuando empieza a desvelar los secretos que rodearon su pasado. A descubrir sucesos que se encadenan a otros hechos singulares, que parten hacia otras historias.

-En sus anteriores novelas viajaba al pasado, haciendo, como se ha dicho en ocasiones, recorridos por las paredes de la memoria. ¿Aquí vuelve a ellas?

-Es que la memoria es esencial. Lo es en la vida y lo es en la literatura. Sin ella no somos nada. Por eso siempre escribo sobre la memoria y sobre el tiempo. En esta novela se viaja a los años 40. Una de las historias transcurre desde esa década a la de los 70, cuando a la familia le toca el gordo de Navidad y viajan al paraíso soñado del padre, Nueva York, y toda su vida empieza a arruinarse. Pero también está el presente en el que vive el protagonista, quien, por cierto, titula su libro como yo titulo esta novela.

-Curiosa metáfora. Les toca el gordo y se arruinan.

-Sí, pero no es tan curiosa. Todos sabemos que el dinero es importante, pero lo fundamental son los sentimientos.

-Da la sensación de que ha tejido una tela de araña.

-Eso es lo que he hecho. Cada historia, cada sentimiento ofrece una perspectiva nueva. Son un montón de personajes, de situaciones, de sensaciones, silencios, sentimientos, referencias que de alguna manera rodean la vida del narrador.

-Cuando escribió 'El vendedor de rosas' le compararon con Paul Auster. Él también construye telas de araña ¿Asume el parecido?

-Que me comparen con Auster es todo un orgullo. Que me comparen con cualquiera de los escritores que admiro solo puede ser bueno. Carver es otro de mis autores de cabecera. Me encantaría que me compararan con él, pero probablemente también han buscado parecidos con escritores que nunca he leído. Nunca se sabe.

-Marsé, Montalbán y Mendoza, por mencionar solo tres se sintieron cautivados por su segunda novela 'Muntaner 38' ¿Qué significó para usted?

-La vida. Sus buenas críticas fueron el comienzo de todo. A partir de ellas me pude dedicar a la escritura. Les debo todo.

-En el acta del premio se dice que su nueva obra es «inusual».

-Sí. Lo es porque no responde a un canon determinado. No se puede contar de un plumazo. Es tan complicada de resumir que, sí, puede que parezca inusual.

-¿Será también difícil de leer?

-No. Le aseguro que quienes lo han hecho dicen que se sigue perfectamente. Su complicación no atañe a la lectura. Es fluida. Creo que eso también lo dice el jurado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos