«Los efectos de la normativa antitabaco se verán a largo plazo»

Los especialistas aseguran que ya se ven consecuencias de las restricciones en los trabajadores de la hostelería

F. DEL BUSTOAVILÉS .
Un cartel en el que indica la prohibición de fumar en un bar. ::
                             N. ACEBAL/
Un cartel en el que indica la prohibición de fumar en un bar. :: N. ACEBAL

Los profesionales de la Unidad de Gestión Clínica de Neumología en el Hospital San Agustín apoyan los cambios legales que, en los últimos años han restringido los lugares para el consumo de tabaco, la principal causa de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). «Estamos a favor de las medidas contra el tabaco. Esperemos que no den marcha atrás. Llevan poco tiempo, aunque ya existe un primer efecto en la salud de los trabajadores de hostelería, en quienes se han reducido molestias que tenían por su alta exposición al tabaco», comenta el doctor José María García.

Entre los especialistas existe una duda científica sobre si la limitación del consumo ya se nota en una reducción de la incidencia de la EPOC y otras enfermedades asociadas al tabaquismo. «Algunos estudios ya lo avanzan, pero aún es pronto. Se notará más a largo plazo. La EPOC comienza a desarrollarse en el fumador después de veinte o treinta años , por lo que tiene que transcurrir más tiempo para que se noten los efectos de la normativa. De lo que no existe duda es de que el tabaco incide en el desarrollo de enfermedades frecuentes y muy graves como el cáncer de pulmón o patologías cardiovasculares», comenta el doctor José Antonio Gullón.

Así, la primera medida que se debe afrontar cuando se conoce el diagnóstico es abandonar el tabaco. «La capacidad pulmonar desciende de forma natural en todas las personas según vivimos. Es un proceso que en los fumadores se da de una forma más pronunciada. Si una persona deja de fumar, se evita ese descenso más rápido que un no fumador», comenta el doctor García. El cese del tabaquismo es la primera medida. A partir de ahí, los especialistas disponen una serie de recursos que se utilizan en función de la gravedad del paciente y sus características particulares, como puede ser otras enfermedades asociadas.

«En función de la gravedad, se aplican broncodilatadores», comenta José Antonio Gullón, «otra medida importante es que cada año participen en la vacunación antigripal y del neumococo».

El doctor José María García explica que el tratamiento puede incluir oxígenoterapia incluso rehabilitación pulmonar para volver a aprender las técnicas de respiración que realizamos de forma automática. «La EPOC no es una enfermedad que se cure, tan sólo se pueden aliviar sus síntomas y frenar el deterioro de los pulmones», explica. En algunos pacientes se llegan a realizar transplantes de pulmón.

En el caso de los ingresos hospitalarios, generalmente debido a infecciones y complicaciones, se suelen suministrar antibióticos. «Son casos de gran complejidad porque suelen tener otras enfermedades asociadas, lo que complica el tratamiento. La morbilidad de la EPOC es muy alta y también el deterioro en la calidad de vida. Hay pacientes que llegan a fatigarse con vestirse o estando en reposo», concluye el doctor García.