CSC alcanza los 760 empleos en Avilés y busca técnicos para cubrir entre 80 y 100 vacantes

El 60% de los empleados son asturianos, pero en las oficinas del PEPA hay trabajadores de 32 nacionalidades

YOLANDA DE LUISAVILÉS.
CSC alcanza los 760 empleos en Avilés y busca técnicos para cubrir entre 80 y 100 vacantes

Cuando el año pasado CSC inauguró su sede en Avilés, en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA), el presidente de la multinacional para el sur de Europa, Claude Czechowski, aseguraba que aspiraban a que Avilés se convirtiese en el Silicon Valley de España. Año y medio después, la apuesta por la compañía de las nuevas tecnologías por su oficina de Avilés es más que evidente. De los 536 trabajadores de entonces, se ha pasado actualmente a 760 empleados directos y casi un centenar más relacionados con la empresa de otra forma (becarios o subcontratas) y otros indirectos que tienen que ver con la seguridad, la restauración o la limpieza, por ejemplo. Pero, además, tiene entre ochenta y cien puestos vacantes para los que buscan técnicos especializados en distintas materias, con experiencia, y, sobre todo, con conocimientos de idiomas.

La mayoría de los empleados de Computer Sciencies Corporation (CSC) en el Principado son asturianos, concretamente el 60%, pero la división avilesina reúne actualmente a trabajadores de 32 nacionalidades distintas con perfiles muy variados. Canadienses, brasileños, irlandeses, italianos, son algunas de esas nacionalidades.

CSC-Avilés se encuentra inmersa en un cambio en su dirección. Como adelantó ayer LA VOZ DE AVILÉS, Jesús Daniel Salas, hasta ahora director en Asturias, ha sido nombrado responsable del servicio de aplicaciones para el suroeste de Europa. Se trata de una nueva división de la multinacional. Con este nombramiento, el avilesino Daniel Salas pasa ahora a dirigir desde las instalaciones de Avilés el grupo de los 500 trabajadores de la compañía de las sedes de Francia, Bélgica, Luxemburgo, Portugal y España que desarrollan aplicaciones informáticas para las empresas que mantienen contratos con CSC.

El proceso de cambios en la dirección no está finalizado y Salas no quiso profundizar ayer más en esta nueva división que la multinacional ha querido que se dirija desde Avilés, una demostración más de su apuesta por el centro del PEPA. Sí dijo que, evidentemente, con respecto a su trabajo anterior, significará un aumento importante en el número de viajes que tendrá que hacer a las diferentes oficinas europeas que dirige; pero también destacó que tendrá beneficios para Avilés y Asturias, «ya que también habrá aquí muchas reuniones con responsables de empresas de todo el mundo, nuestros clientes».

En su puesto al frente de las oficinas del Parque Empresarial Principado de Asturias se queda Igor Botamino, también avilesino como Daniel Salas, es ingeniero técnico en Informática, con diez años de experiencia en esta compañía tecnológica en distintos puestos: gestión de proyectos, gestión de equipos y, últimamente, en la unidad de negocio.

Uno de los retos que tiene por delante el nuevo director es cubrir las vacantes, algo que, según dijo, «a veces no es fácil, porque buscamos en algunos casos un perfil muy técnico y con experiencia».

El pasado mes de mayo, CSC, Premio Iniciativa Empresarial LA VOZ DE AVILÉS en 2012, ponía en marcha en Avilés un nuevo servicio denominado 'Service Desk', destinado a atender y solucionar todos los problemas que sus clientes puedan tener en las aplicaciones de su ordenador. El nuevo director de la multinacional en Avilés señalaba ayer que en este caso, cubrir las plazas había sido un proceso más 'fácil', ya que el perfil no era tan técnico como el que se requiere para las vacantes actuales.

Nuevas oficinas

Y otro de los retos a los que se enfrenta la multinacional en la ciudad será la ordenación de los espacios del edificio que ocupa en el PEPA. El inmueble fue construido por SEPI para esta compañía tecnológica y siguiendo las indicaciones de sus necesidades. Cuando realizó su traslado desde las instalaciones del Centro de Empresas La Curtidora al polígono industrial su volumen de empleo había hecho que no ocupase una de las plantas, pero el número de trabajadores actuales hizo que ahora ya sea necesario ocuparla, y si el ritmo de crecimiento sigue igual que en los últimos dos años, la compañía tiene que comenzar a pensar en nuevos espacios, probablemente en la zona.

De momento, a base de una organización al milímetro de cada uno de los puestos, con varios turnos en la jornada, el singular edificio del Parque Empresarial Principado de Asturias parece ser suficiente para cubrir las necesidades de la multinacional. Pero en cartera ya hay varios proyectos sobre los que se está trabajando y que, de salir adelante, podrían requerir nuevas contrataciones que tendrían difícil ubicación en los espacios tal y como están distribuidos ahora.

Con todo CSC-Avilés sigue dando pasos y posicionándose dentro de la compañía como un centro de referencia mundial por los servicios que ofrece a sus clientes y el nivel de sus profesionales.