Las gestoras, un asunto recurrente en la Junta Electoral

I. G.CUDILLERO

El Ayuntamiento de Cudillero parece abocado a quedar en manos de una comisión gestora tras perder seis de sus 13 concejales electos. La expresión lleva a pensar en un órgano de funcionarios y técnicos designados por el Gobierno regional, como sucedió en Marbella. Pero esta figura se daría después de disolver la corporación para convocar elecciones en tres meses.

Lo que puede tomar forma en Cudillero se asemeja más a un gobierno en funciones, integrado por los concejales que conserven el acta y las personas designadas para ocupar las vacantes -en Cudillero, las seis del PSOE-. Una vez constituida, los vocales elegirían un presidente que tendría las funciones de un alcalde.

Este tipo de ente no es extraño en España. De hecho, la Junta Electoral Central ha resuelto numerosas dudas sobre su composición o funciones, aunque suele estar relacionado con municipios pequeños o procesos de integración o segregación territorial. Lo que hace único a Cudillero es que ha sido el grupo que ostenta la mayoría absoluta, tras cinco alcaldes y tres sentencias judiciales, el que ha propuesto su constitución.