La torre de control del aeropuerto de Asturias rechaza el plan de AENA de retirar las radioayudas

Ha remitido un informe al ente aeroportuario en el que deja claro que ambas son «imprescindibles» para garantizar la plena operatividad de la pista

CHELO TUYAGIJÓN.
La torre de control del aeropuerto de Asturias rechaza el plan de AENA de retirar las radioayudas

La torre de control del aeropuerto de Asturias «ha informado internamente contra la retirada de los dos NDBs -siglas en inglés de las Non Directional Beacon, o radioayudas para las aeronaves-, porque son la única alternativa legal a los procedimientos de entrada y salida al aeropuerto».

Así lo aseguró ayer a EL COMERCIO el delegado de la Unión Sindical de Controladores de Asturias (USCA), Marco Pidal, quien, además dejó claro el rechazo del equipo de la torre asturiana al plan de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) de retirar, en 2014, las citadas radiobalizas. En su opinión son «imprescindibles para la operatividad del aeropuerto». Lo dice porque sin ellas, en caso de calibraje o avería del radiofaro principal -denominado VOR, instalado en 2010 y que ya ha sufrido varias incidencias este año- no se podría despegar ni aterrizar en la región, «ya que son la única alternativa legal a los procedimientos de entrada y salida que estén fundamentados en la radioayuda principal».

Tal y como adelantó EL COMERCIO, el ente aeroportuario envió en agosto al aeropuerto de Asturias el denominado Plan de Racionalización de NDBs. Consiste el proyecto, para aplicar en Asturias el año que viene, en eliminar estos radiofaros, los más antiguos del mercado que indican, con una señal de radio fija, la ubicación de la pista. El aeropuerto regional cuenta con dos NDBs, uno, el original, ubicado en el propio perímetro del aeródromo, y otro, renovado por completo en 2011, instalado en Avilés.

Desde el primer momento, los técnicos asturianos han visto inviable la propuesta de AENA, al considerar que sin el apoyo de estas dos radioayudas, la operatividad del aeropuerto asturiano se rebajaría de forma espectacular. Lo argumentan en el hecho de que sustentar todas las operaciones en un único elemento, el ya citado VOR, una radiobaliza mucho más moderna, que envía una señal continua en todas las direcciones, significa estar a expensas de ese radiofaro.

Unidad

Esta posiciónde los expertos regionales, publicada en exclusiva por este periódico, fue respaldada anteayer por el Sindicato de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA), en boca de su técnico, experto en seguridad aérea y perito de accidentes, Álvaro Gommicchia. El también piloto apuntó la existencia de otros equipamientos que garantizan la operatividad, pero aseguró desconocer la existencia del plan de AENA y planteó la necesidad de examinar la propuesta en el comité de seguridad del aeropuerto de Asturias. En su opinión, pese a considerar que existen sistemas más modernos -los que las propias aeronaves incorporan, vía GPS, o los denominados radar de aproximación, del que carece el aeropuerto de Asturias- no se puede llevar a cabo la eliminación de los dos NDBs asturianos «sin conocer qué otras alternativas tiene el aeropuerto».

Las alternativas que plantea Gammicchia son conocidas por Pidal, quien explica que, «o a día de hoy esos procedimientos -los sustentados no en las radioayudas, sino en los nuevos elementos técnicos- no existen». No sólo eso, «a la plantilla de la torre de control del Aeropuerto de Asturias tampoco le consta que esté en estudio su aplicación».

Por ese motivo, insiste el delegado de USCA en Asturias, «con la normativa aplicable en caso de desconexión del VOR por fallo o mantenimiento, ambos NDBs son imprescindibles para la operatividad del aeropuerto. En el caso del que está en el propio aeropuerto -llamado AST- para realizar entradas por la pista 11 y para todos los despegues por la pista 11 y la pista 29. En cuanto al ubicado en Avilés -llamado AV-, es necesario para cualquier entrada por la pista 29, que es la principal, y que permitiría con el VOR fuera de servicio seguir utilizando el famoso ILS y aterrizar en condiciones de muy baja visibilidad.

«Genera preocupación»

El plan desvelado por este periódico tampoco ha gustado en el seno de Izquierda Unida. El diputado en la Junta General, Aurelio Martín, aseguró que «genera preocupación el hecho de que haya planes que parecen ahorrar en seguridad, cuando en seguridad no se debe recortar».

Martín recordó que, precisamente, «estamos viviendo momentos en los que otros estamentos públicos están siendo cuestionados por recortar en seguridad de la que se han derivado accidentes», por lo que plantea que AENA «tenga en cuenta la opinión de los expertos».

No obstante, apunta que, «a simple vista no se entiende eliminar en 2013 algo en lo que en 2011 se gastó dinero -170.000 euros-. En seguridad no se debe recortar», reiteró.

Respecto a la cuestión presupuestaria, los controladores entienden que «en el actual entorno económico se tenga que analizar cada gasto en equipamiento de acuerdo a criterios muy estrictos.

Pero en este caso también debe informarse a todos de las consecuencias que una avería del VOR tendría sobre el tráfico del aeropuerto si no existen radioayudas alternativas».