Un año sin ayuda para volar con niebla

Controladores y pilotos ven imposible que el 'apagón' dure sólo seis meses y plantean medidas diferentes a la obra prevista por AENA El proyecto de recorte de la pista anulará el sistema de aterrizaje del aeropuerto de Asturias

CHELO TUYAGIJÓN.
Imagen aérea de la pista del aeropuerto de Asturias. En primer plano, la cabecera 29 cuyos límites plantea AENA recortar en 150 metros. ::                             JOAQUÍN BILBAO/
Imagen aérea de la pista del aeropuerto de Asturias. En primer plano, la cabecera 29 cuyos límites plantea AENA recortar en 150 metros. :: JOAQUÍN BILBAO

«¿Seis meses? ¿Nos pasaremos un año sin ILS?» Pilotos y controladores alertan de que la obra que planea Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) para el aeropuerto de Asturias -la ya anunciada retirada de la pista de todos los elementos no frangibles y el recorte de la misma en 150 metros- supondrá el 'apagón' del sistema de aterrizaje con niebla durante un año.

«Una cosa es el plazo de ejecución que se dé a la obra civil -de seis meses- y otra es el periodo real de calibración y puesta en servicio del ILS. Desmontarlo y volverlo a montar será muy costoso y llevará, sobre todo, mucho tiempo», aseguraron a EL COMERCIO técnicos de la terminal regional.

Unos plazos -ni los seis meses oficiales, ni el año calculado por los expertos- no confirmados por Navegación Aérea, ente que sí ratificó que para eliminar el soporte de los localizadores del ILS ubicados en la cabecera 11 -la que da al mar- de la pista y el retranqueo de la cabecera 29 -que perderá 150 metros- «será necesario adaptar el sistema ILS a la nueva configuración de pista. Los fueras de servicio serán en función de las actuaciones sobre la pista y su cuantificación será el resultado de un análisis coordinado con AENA».

Comité de seguridad

Un análisisque tendrá su primer foro de debates en la próxima reunión del comité de seguridad del aeropuerto de Asturias, en el que estarán presentes tanto portavoces de los pilotos como de los controladores, a través de sus respectivos sindicatos, SEPLA y USCA.

A este respecto, EL COMERCIO ya adelantó la posición del representante de los pilotos, Álvaro Gammicchia. Experto en navegación aérea y perito de accidentes, se mostró «preocupado» por el planteamiento que hace AENA de la obra, no sólo por estar un año sin sistema de ayuda al aterrizaje sin visibilidad, sino, sobre todo, «porque una pista más corta es una pista menos segura». Recordaba Gammicchia un retranqueo efectuado en el acceso previo a la pista de Bilbao al que calificó de «dantesco».

Tanto es así, que pilotos y controladores consideran que, «pese a que con el retranqueo, que deja la pista en 2.050 metros, el Airbus 330 -el de mayor tamaño- podrá aterrizar, no lo hará en su máximo nivel de pasaje y combustible».

Como explica el delegado de la Unión Sindical de Controladores Aéreos, Marco Pidal, «es de sentido común que una pista de mayor longitud siempre mejora el índice de seguridad, sobre todo ante circunstancias excepcionales de operatividad como mala meteorología». De hecho, recuerda que, «en los últimos años, el Ministerio de Fomento ha realizado importantes inversiones y proyectos en algunos casos de gran complejidad técnica para alargar pistas en Coruña y León».

Asegura que «existen otras soluciones más económicas y menos traumáticas para el aeropuerto de Asturias» que reclaman «se valoren de nuevo».