Seis equipamientos públicos a la espera

Las administraciones invirtieron cerca de 7 millones de euros en la construcción de residencias, escuelas y centros de apoyo que no han entrado en servicio

ANDREA INGUANZO
El Centro Polivalente de Atención a Personas Dependientes de Sames, en Amieva, podría abrir sus puertas a comienzos del próximo año después de dos años de espera. ::                             N. A./
El Centro Polivalente de Atención a Personas Dependientes de Sames, en Amieva, podría abrir sus puertas a comienzos del próximo año después de dos años de espera. :: N. A.

Hay quien diría que en un atentado contra el Estado del Bienestar los sectores que más sufren hoy en día en España son la educación, la sanidad y el empleo. Dentro de esta delimitación no sería erróneo afirmar que la comarca oriental está sufriendo las secuelas de este ataque ya que, a día de hoy, existen entre los catorce concejos que la forman seis equipamientos vacíos de actividad y contenido que bien podría contribuir, con un empujón económico, a facilitar y mejorar la vida de los principalmente benefactores de estos tres sectores, los niños, los ancianos y los discapacitados. Se trata de una escuela infantil, cuatro centros de mayores y un centro de apoyo a la integración. Todos ellos son una realidad, no se quedaron en las líneas y los párrafos de un proyecto de oficina, sino que vieron atendida su construcción, pero nada más. Pasan los años y pierden actualidad, pero no demanda. Mientras tanto suponen casi siete millones de euros de inversión parada. Escuela infantil Colombres

Para el próximo curso

La escuela infantil de Colombres quedaba inaugurada a finales del 2011 y a día de hoy es lícito afirmar que podría estar en funcionamiento en el próximo curso. Hasta entonces, el estado del colorido edificio, ubicado en la zona escolar de la capital ribadedense, es cercano a lo lamentable, ofreciendo una imagen totalmente descuidada. Este centro, destinado a niños de entre 0 a 3 años, tiene por fin próxima su apertura, tras varios años de espera. El alcalde, Jesús Bordás, confía plenamente en los nuevos plazos. Un cambio legislativo contribuirá a que sea el Principado quien se haga cargo de asumir los costes de las nóminas de los futuros educadores, por lo que esto, sumado a la mejoría económica por la que pasa el Consistorio, haría más fácil el camino hacia la inauguración. La construcción arrancó en junio del 2011, con un presupuesto de 300.000 euros. En su visita oficial, el Principado aseguró que el centro podría estar abierto también a los niños de concejos vecinos.

Centro de Atención Diurna Panes

Casi cuatro años de espera

Ya están cerca de cumplirse los cuatro años tras el final de las obras del Centro de Atención Diurna de Panes, en Peñamellera Baja, y aún no está ni equipado. Los mayores, pocos por el trastorno que supone, se ven obligados a desplazarse hasta Cabrales para disfrutar de un servicio como el que podría ofrecer este equipamiento. Desde el Ayuntamiento ya se ha perdido la esperanza y no se espera que la inyección presupuestaria llegue en los próximos años. «En estos momentos de reajustes importantes en Servicios Sociales, este sería un complemento fundamental para el municipio», reconoce el alcalde, José Manuel Fernández, aunque asume que «no será en esta legislatura la puesta en marcha». «Seguiremos intentándolo pero no lo veo fácil», reconoce.

Los locales están vacíos. «Faltan desde cocinas hasta salas de estar, todo. La adecuación de los locales está completada pero se encuentran totalmente vacíos», explica el regidor. A la espera de equipamiento, Fernández recuerda que en 2009 se les había concedido una subvención, de unos 100.000 euros de cuantía, que por desavenencias con la dirección general competente no pudo ejecutarse.

Residencia de mayores Poo de Cabrales

Adjudicación en 6 meses

Cuatro o cinco meses es lo que planea esperar el Ayuntamiento de Cabrales para poder sacar a concurso la gestión de Centro de Alojamiento de Mayores de Poo. Un equipamiento de titularidad municipal, cuya construcción concluía a finales del 2011, y que desde entonces no ha logrado tener contenido. Falta, eso sí, el mobiliario prácticamente en su totalidad, a excepción de la cocina y algunos armarios. Es por eso que, según explicaba el propio alcalde, Carlos Puente, «la empresa que se haga cargo de la gestión deberá también asumir el equipamiento de las instalaciones». Serán 21 las plazas disponibles en el nuevo centro, un servicio muy demandado en el concejo. «Los mayores se ven obligados a salir hacia otros concejos cuando aquí ya tenemos un espacio para ofrecerles este servicio», valoró el regidor.

La demora en la apertura de este equipamiento se debe, en gran medida, a la negativa que el Ayuntamiento encontró en el Ejecutivo regional para la financiación de la residencia. «En las reuniones mantenidas con la consejera de Bienestar Social siempre se nos ha dado una respuesta negativa al ser el edificio de titularidad municipal», aclaró Puente. El equipamiento precisó de una inversión por parte del Gobierno regional de 1,26 millones, mientras que el Ayuntamiento, además del solar, tendría que sumar a la cuantía económica 103.298 euros.

Residencia de mayores Lastres

Un edificio que no se acaba

Cuando parecía que todo estaba encauzado, un nuevo parón. Las obras de construcción de la residencia de Lastres se volvían a paralizar esta semana ante una nueva disputa entre la Administración autonómica y la empresa ejecutora del proyecto. Si desde la llegada del gobierno de Javier Fernández al Principado se valoró la opción de que el equipamiento pudiera estar abierto a mediados del próximo año, todo parece indicar que los plazos se volverán a alargar. Conavinsa ya suspendió la actividad en esta construcción en noviembre del 2011 al haberse visto inmersa en un proceso de concurso de acreedores. Un año después ella misma, a pesar de haberse planeado una nueva licitación, retomaba el trabajo. Ahora la ejecución de la residencia llastrina es del 88,10% y el retraso acumulado es de más de doce meses. Por ello, la gerencia del ERA informaba esta semana que el servicio de intervención del Principado ha interpuesto una sanción por la demora en el plazo de entrega a esta compañía, la cual en contraposición ha detenido las obras alegando que sufre impagos por parte del organismo regional desde el mes de febrero.

Para el alcalde local, el socialista Rogelio Pando, esta es una desafortunada sorpresa, en un momento en que los trabajos avanzaban satisfactoriamente. «Es una pena que se haya sufrido otro parón, hemos tenido muy mala suerte con esta empresa, pero confió en que la Consejería y el ERA solucionen este asunto lo más brevemente posible», afirma.

Centro de Apoyo Arriondas

En lucha por la calidad

Fue una mañana, en la que los usuarios soportaban dos grados bajo cero de temperatura dentro de las aulas, cuando un padre emprendió una intensa lucha para conseguir la remodelación del Centro de Apoyo a la Integración (CAI) de Arriondas. Fueron muchos los esfuerzos y finalmente llegó la recompensa, pero no sabían a qué precio. Para luchar por todo este proceso nació la Asociación de Discapacitados Intelectuales el Oriente de Asturias (Asdor), que ahora trabaja sin descanso para que los gestores de este equipamiento durante casi una década no dejen de serlo ahora, a raíz de una nueva normativa europea. A finales del año 2010 se finalizaban los trabajos de adecuación del CAI y, desde entonces, no se ha conseguido poner en marcha. Para cumplir con la legislación vigente es necesaria la apertura de un proceso de licitación, evitando que sea directamente la organización Don Orione quien continúe trabajando con los usuarios. El último punto en que se encuentra este asunto es que a esa licitación se han presentado tres compañías candidatas, Gautama, Gerusia y Don Orione, y la actual gestora ha quedado la última en el proceso «por motivos económicos», advierten los padres.

El problema va ahora más allá. Son los propios usuarios, principales interesados de que este servicio les siga aportando la misma ayuda que en los últimos años, los que se niegan a acudir al nuevo equipamiento si llega este cambio. «Llevan muchos años con las mismas personas, un cambio como esté para estos chicos puede suponer un problema gravísimo», alertaban esta misma semana sus padres a través de Asdor. Este colectivo asegura que no va a aceptar que una empresa nueva entré a ofrecer este servicio «porque no estamos dispuestos a perder la profesionalidad, la calidad, la variedad de actividades y los valores que nos prestan los actuales gestores». Mientras tanto el centro sigue cerrado y sin contenido y los usuarios se ven obligados a desarrollar sus actividades en un pequeño local alquilado.

Residencia de Mayores Amieva

El fin de los trámites

La residencia de mayores Sames, en Amieva, tiene una nueva fecha de apertura. Esta misma semana, el alcalde local, José Félix Fernández, se reunía con el director general de Políticas Sociales, Jacinto Braña, en un encuentro en el que finalmente se salvaban las trabas técnicas surgidas durante los últimos meses. El Principado cederá el uso del equipamiento al Ayuntamiento, pero no como un servicio público. De esta manera el Consistorio podrá traspasar a su vez el mismo a la Federación de Asociaciones de Mayores del Principado de Asturias (Fampa), que se ocupará entonces de la gestión de la residencia.

Así, según calculan las administraciones implicadas, en un plazo de tres meses el nuevo Centro Polivalente de Atención Social de Personas Dependientes de Sames podría abrir definitivamente sus puertas en enero del 2014, después de dos años de espera. Entre la construcción, la cesión de terrenos y la adecuación de los accesos, en total se lleva invertido en este equipamiento 2.087.000 euros. Habrá finalmente 10 plazas concertadas, de las 20 existentes. Los actuales usuarios esperan su puesta en marcha en una vivienda tutelada contigua al edificio, que no cumple las condiciones óptimas para el servicio a mayores.