Enfermería pide la apertura de otra unidad de hospitalización en Cabueñes

El sindicato Satse critica la presencia continua de camas supletorias sin refuerzo de personal y la sobrecarga de trabajo en Urgencias

SHEILA VACAGIJÓN.
Enfermería pide la apertura de otra unidad de hospitalización en Cabueñes

Cabueñes vuelve a sufrir sobreaforo en las plantas de hospitalización, según parte de sus trabajadores. El incremento de ingresos de pacientes, que ha sido más notable en el área de Urgencias, motivó a la dirección a tomar la decisión de reabrir una de las dos plantas que permanecieron cerradas durante la temporada estival. La tercera par -de cirugía- ya está operativa desde hace un par de días. Pero para los representantes de los trabajadores no es suficiente. El Sindicato de Enfermería de Asturias (Satse) critica «la sobresaturación que sufre el centro sanitario» y solicita la reapertura de la otra unidad de hospitalización de 28 camas, ya que «perjudica el correcto desempeño de la labor de los enfermeros y el bienestar de los pacientes». Además, achacan la situación «a los criterios economicistas de la gerencia».

Denuncian la presencia «permanente» de camas supletorias «sin un refuerzo de personal». Según los datos recabados por el Satse, durante el pasado fin de semana y hasta el martes hubo un total de 27 habitaciones triples cuando deberían ser dobles y 32 de las llamadas camas 'D', es decir, habitaciones individuales que pasan a albergar a dos pacientes. «La saturación en planta y la presencia de camas supletorias es una práctica habitual y casi permanente en Cabueñes», denuncian. Pese a que el hospital se ha desahogado ligeramente con la reapertura anteayer de la planta de cirugía, el sindicato considera necesario poner en funcionamiento la segunda unidad de hospitalización que permanece cerrada desde verano, ya que «aún sigue habiendo camas supletorias». La séptima par daría cabida a 28 pacientes más. «Hace tiempo que venimos reclamando estas reaperturas por la presión asistencial que tenemos y que va en aumento», aseguran.

Una enfermera y una auxiliar

Los representantes de los trabajadores se muestran preocupados por lo que está ocurriendo en el hospital gijonés. Critican el «hacinamiento de los enfermos y las repercusiones que tiene en el desempeño de la labor enfermera». «Durante las últimas noches ha habido una única enfermera y una auxiliar en una planta para atender a 38 pacientes», explican indignados desde el Satse. «Somos el único hospital de Asturias que sufre las camas supletorias de forma continuada, con el agravante de que no se nos dota del personal necesario», añaden.

Esta «elevada carga de trabajo del personal de enfermería» se hace especialmente sensible en el área de Urgencias. Según el Satse, el volumen de actividad es muy similar al del HUCA, pero en Cabueñes «contamos con la mitad de espacio y de personal». Aseguran que quieren trabajar con la dotación de plantilla adecuada para poder desempeñar «correctamente» su trabajo y ofrecer al paciente «la atención que necesita».

El volumen de ingresos de pacientes se ha intensificado en los últimos días y ha hecho que este centro sanitario, dependiente del Servicio de Salud (Sespa), se encuentre casi al límite de ocupación. Esta vez, la gripe no ha sido la culpable principal de la alta ocupación en el hospital porque no está circulando con gran intensidad, pero pese a ello se ha tenido que echar mano de las camas supletorias. El lleno en las habitaciones hizo reaccionar a sindicatos y directivos. «Nuestra intención declarada ha sido mantener en cada momento las plantas necesarias, por eso cerramos dos en verano. Ahora, hemos detectado un incremento de la afluencia a urgencias y de los ingresos por lo que hemos decidido reabrir una de las plantas», afirmaban desde la dirección del Hospital de Cabueñes.

Sustituciones «a coste cero»

Otra de las preocupaciones que planean sobre Cabueñes son las sustituciones programadas con motivo de las oposiciones que se celebrarán el sábado en Gijón, en el recinto ferial Luis Adaro, para conseguir una de las 472 plazas que la Consejería de Sanidad ha convocado en la que será la primera prueba de Enfermería en el Principado desde las transferencias sanitarias, en el año 2001. «Mientras en otras áreas sanitarias se computará cada hora trabajada por 1,75 horas, la gerencia tiene la intención de que las enfermeras hagan la sustitución a coste cero lo que supone una discriminación que no entendemos», sostienen.