Bomberos derribará la casa quemada en La Tenderina para buscar una posible víctima

Los vecinos advirtieron de que un indigente solía dormir en el edificio, abandonado desde hace años, que ayer ardió y se derrumbó parcialmente

IDOYA REYOVIEDO.
Bomberos derribará la casa quemada en La Tenderina para buscar una posible víctima

El Cuerpo de Extinción de Incendios y Salvamento de la ciudad amaneció ayer con el aviso de un incendio en una casa abandonada en La Tenderina baja, un inmueble de bajo planta y piso con estructura de madera ubicado tras el edificio Palais. Cuando llegaron al lugar indicado, sobre las 07 horas, las llamas devastaban toda la construcción. El incendio de grandes dimensiones remitió una hora y media más tarde, aunque los bomberos permanecieron refrigerando la zona durante todo el día. Fue en ese tiempo cuando los vecinos informaron de que un indigente, un hombre de raza negra, solía dormir allí. Nadie pudo acceder al interior del inmueble para comprobar su presencia.

La Policía Científica se desplazó hasta el lugar de los hechos, pero los Bomberos impidieron el acceso a lo que quedaba de vivienda: un 80% del tejado se había derrumbado y no existían «certezas de que hubiera alguien adentro. No era cuestión de arriesgar la vida de nadie», informó ayer el jefe de turno de Bomberos.

La peculiaridad de la estructura de madera hizo que los efectivos vigilaran el lugar durante todo el día. Las vigas de madera quedaron «ardiendo de forma incandescente, en su interior. No pudimos acceder y tuvimos que trabajar siempre desde afuera».

La casa quedó cerrada tan solo con un candado hace años, cuando los planes para la zona pasaban por urbanizar el área. En la parte superior, «el propietario guardaba gran parte de libros», comentaba José María García, cuya huerta linda con la casa. Ahora, los Bomberos intentan localizar a ese dueño para requerirle que coloque unos andamios y derrumbe el edificio para poder acceder al interior y buscar a la posible víctima mortal.

No obstante, el concejal de Seguridad Ciudadana, Gerardo Antuña, quien visitó la zona a primera hora de la tarde de ayer, apuntó a que en la vivienda adyacente a la incendiada «hay un colchón y enseres. Quizás la persona de la que hablan los vecinos dormía allí».

El incendio fue provocado, según confirmaron los bomberos. La casa no tenía suministro eléctrico y «lo que suele ocurrir en estos casos es que un descuido de algún indigente que lo ocupa origina las llamas u otras veces algunos residentes de la zona le prenden fuego para evitar vandalismo».