Doce empresas optan a ejecutar la última fase de la Factoría Cultural

Con un presupuesto de 374.999 euros, se completarán espacios artísticos y se crearán nuevos para disciplinas como la danza o el teatro

YOLANDA DE LUISAVILÉS.
La muestras 'Sinedie' en la Factoría Cultural, dedicada a la memoria de Aurora Sánchez. ::                             MARIETA/
La muestras 'Sinedie' en la Factoría Cultural, dedicada a la memoria de Aurora Sánchez. :: MARIETA

La Factoría Cultural será una realidad a mediados del próximo año. Las distintas fases de ejecución de este proyecto se completarán con esta última, cuya tramitación se inició en septiembre. Doce empresas optan a ejecutar un proyecto que incluye completar algunas de las obras realizadas en las dos fases anteriores y habilitar espacios para dar cabida a nuevas actividades artísticas.

En este sentido, en la zona del distribuidor de doble altura ser realizarán obras que permitan bajar la barandilla del descansillo lo que facilitará el uso como escenario para actuaciones. Además, se colocará una cortina opaca en los vidrios de la planta baja y sótano para instalar una pantalla de proyección.

La danza también tendrá cabida en la Factoría Cultural y para ello el proyecto contempla utilizar el final del pasillo y parte de un taller situado en la planta baja para ubicar un sala de danza y un espacio de vestuarios. También se completará la sala prevista en la planta semisótano como sala escénica y se ubicará en un espacio anexo el camerino, el almacén, así como zona de maquillaje y aseo. En esta planta habrá, además, un nuevo espacio para actividades relacionadas con la televisión y la radio, incluyendo la sala para el control y la realización.

Las salas de ensayos tendrán falso techo acústico, cortinaje absorbente y paneles fijos acústicos anti reverberantes y absorbentes. Además, a todas las instalaciones que queden expuestas a vibraciones se les colocará 'silenblock' y se sellará con elementos elásticos los conductos que salen de las salas para que no transmitan vibraciones e impidan la salida del ruido de la sala.

Para mejorar la capacidad de almacenaje, el proyecto que está en fase de adjudicación también contempla la instalación de armarios que cubran toda la altura. Toda la intervención que permitirá dar por concluida la Factoría Cultural se completa con la mejora de la red de datos, eliminando los servidores locales para utilizar los del Ayuntamiento y mejorando la red para que puedan existir interconexiones entre las distintas salas.

Cinco años

El proyecto de la Factoría Cultura comenzó a ejecutarse en el año 2008, aunque su gestión arrancó mucho antes, con la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana y la inclusión en el convenio urbanístico de la zona de Ingenieros de la cesión por parte de la promotora al Ayuntamiento del antiguo edificio de la fábrica de Confecciones Camino. Las primeras obras fueron la construcción de un nuevo edificio para dar cabida a la Escuela Municipal de Cerámica, obras financiadas a través de los Fondos del Estado, el denominado Plan E.

Posteriormente se realizó una segunda fase que incluyó la adecuación de las naves de la antigua fábrica para distribuirla en salas que pudieran acoger a creadores de distintas especialidades artísticas, la obra contó con ayuda a la financiación que en este caso provenía de los fondos del Injuve. Finalmente, esta tercera fase y última, que se adjudicará en los próximos días, será financiada con cargo al presupuesto municipal.

El proyecto tiene un coste inicial de 374.999 euros, aunque a buen seguro una vez adjudicado esta cantidad se verá sensiblemente reducida, ya que en los últimos años las empresas constructoras que participan en estos concursos ajustan de forma notable los precios. Las obras podrían comenzar ya en el mes de diciembre y su plazo de ejecución son seis meses, con lo que a mediados del próximo año la Factoría Cultural estaría ya completada para acoger entre sus paredes especialidades tan diversas como la cerámica, la música, la danza, el teatro, el cine, el diseño...

Según el proyecto de obra elaborado por el arquitecto municipal Braulio Iglesias, los trabajos que ahora se acometan no deberán afectar al funcionamiento que ya tiene el resto de espacios de la Factoría Cultural. De hecho se apunta que la obra se debe coordinar con la dirección del centro, acotando los espacios claramente y ejecutándola en las horas en las que exista una menor afluencia de alumnos y artistas.