Aficionados al tiro de campo aspiran a disponer de un área de prácticas en Valdés

La asociación asturiana, que ayer compitió en Barcia, negocia también con el Ayuntamiento de Tineo un espacio de entrenamiento

I. G.LUARCA.
Uno de los participantes en la prueba de Field Target de Barcia. ::
                             I. G./
Uno de los participantes en la prueba de Field Target de Barcia. :: I. G.

El entorno del cementerio musulmán de Barcia se convirtió ayer en un campo de tiro para una prueba de la Liga Noroeste de Field Target, una disciplina que inventaron cazadores ingleses hace tres décadas y que en Asturias ha tomado fuerza en los últimos meses con la Asociación Asturiana Tiro de Campo, que ayer fue anfitriona de una decena de tiradores en un concejo en el que podrían disponer de una zona permanente de prácticas.

Y es que, según explicó ayer uno de sus miembros, Iván Álvarez, la agrupación mantiene conversaciones con el Ayuntamiento de Valdés y también con el de Tineo para disponer de un espacio al aire libre en el que practicar una afición que, aunque tiene una relación histórica con la caza, presenta pocas similitudes, ya que utiliza perdigones como munición y dispara a siluetas metálicas con forma de animales pequeños y una diana en el centro. Los blancos están situados a distancias de entre 8 y 50 metros, siempre desconocidas por el tirador, que dispone de tres minutos y una oportunidad por blanco para dar en la diana.

Además de las normas de esta disciplina de tiro recreativo hay que contar con el entorno, por lo que el vasco Roberto Caballero, que el año pasado conquistó el Campeonato del Mundo en Noruega y ayer se clasificó en Barcia en la categoría Pistón, comentó: «Puede que no tenga un componente físico muy importante, pero sí tiene un gran componente psicológico, porque compites contra ti mismo». La segunda categoría de la prueba, PCP, la lideró la única mujer participante, Mónica Gómez, también de la asociación Field Target Euskadi.