Wert desliga PISA de los recortes del PP

«La LOMCE empeorará la situación que refleja el informe en la región», advierten los sindicatos asturianos, que piden el cese de los tijeretazos Admite el «retroceso importante» de España en el informe educativo pero lo achaca a las políticas socialistas

A. VILLACORTA GIJÓN / MADRID.
Wert desliga PISA de los recortes del PP

Tras el varapalo que ha supuesto el informe PISA para España (no así para Asturias), el ministro de Educación, José Ignacio Wert, aseguró ayer que su reforma educativa recoge recomendaciones de mejora de la OCDE y desvinculó el «retroceso importante» del país en la última evaluación internacional de los ajustes durante el Ejecutivo del PP.

En un desayuno del Foro España Innova, el titular de Educación argumentó que las pruebas fueron en abril de 2012, «antes de que el Gobierno actual tomara ninguna de las medidas conocidas popularmente como recortes en el campo educativo». Fueron otros gabinetes, dijo, en alusión a los socialistas, los que gobernaron prácticamente durante todo el período 2003-2011, y agregó que el estancamiento del alumnado español en Matemáticas en la evaluación de 2012 es, en realidad, un «retroceso importante» si se tiene en cuenta la evolución socioeconómica de España, al alza desde 2003 hasta el inicio de la crisis.

Respecto a la conocida como 'ley Wert', señaló que los países de más éxito escolar reforman «muy a menudo» la educación y se mostró seguro de que la recién aprobada Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) será modificada varias veces en el futuro porque cambiarán las circunstancias. «Al final, las leyes educativas requieren cierta complicidad de los operadores del sistema. Me voy a esforzar en conseguir esa complicidad», prometió.

Llamó también la atención sobre el hecho de que 45 de los 65 países de la última edición de PISA tienen una mejoría «estadísticamente significativa» en al menos una de las tres materias analizadas (Matemáticas, Lectura y Ciencias, en las que Asturias también mejora), pero no así España.

El estancamiento del país por debajo de la media de la OCDE se corresponde a un periodo (de 2003 a 2012) en que la inversión en educación en España creció el 38%, por lo que negó que el déficit del sistema educativo se deba a la insuficiencia de recursos. Y, así, señaló, el gasto por alumno de 6 a 15 años es de 80.000 dólares en España, «muy inferior» al de Polonia (con un 25 % menos de inversión), Estonia, República Checa o Corea del Sur, que, sin embargo, presentan un rendimiento mucho mayor.

Cuestión de recursos

Entre las claves que la OCDE recomienda para mejorar, citó Wert más autonomía curricular y pedagógica de los centros, asociada a una rigurosa rendición de cuentas a través de un sistema de evaluación externa. En cambio, la organización apunta a que España tiene un sistema «opaco» en el conocimiento del rendimiento y aconseja más colaboración entre los profesores y una carrera profesional docente con incentivos, no sólo económicos, asociados al buen desempeño profesional y a una mejor distribución del tiempo escolar que refuerce las asignaturas básicas.

Sobre el aumento de la diferencia de resultados entre alumnos más favorecidos económicamente y los que menos tienen, Wert no lo atribuye a una cuestión de recursos, sino a que haya un mayor proporción de escolares inmigrantes: «La pérdida de equidad se produce mucho más en el interior de los centros que entre éstos».

Finalmente, defendió la reforma «profunda» de la FP, ya que los países con menos abandono escolar, uno de los principales problemas de España (no de Asturias), son aquellos en que la demanda de FP es «muy alta» y «se advierte que cada vez más la influencia de formación y las prácticas en una empresa es un factor mucho más determinante que el título», aunque no se trata de «reducir» universitarios.

Y mientras que Wert aseguraba que en «el único sitio» en el que tira la toalla es «al salir de la ducha», en referencia a la posibilidad de que dimita, al tiempo que ironizaba por la excesiva utilización de esta expresión en España donde hay «tan poca afición al boxeo» y que negaba ser «un verso suelto» del PP, justo la posición opuesta defendió el secretario general del PSOE madrileño, Tomás Gómez. El portavoz socialista afirmó que la 'ley Wert' «no va a contribuir a una mejora del sistema educativo», ya que eso es algo que tiene que ver con los recursos que se destinan a este fin. Porque, en opinión de Gómez, «cuando se recortan recursos económicos en la educación, se destroza el sistema educativo, se hace más desigual y más injusto y aumentan las diferencias sociales».

Aumentan las desigualdades

Mientras, en Asturias, SUATEA criticó que «determinados sectores, entre los que se encuentran el PP y el ministro Wert», aprovechan el informe PISA «para arremeter contra el sistema educativo español y vendernos la LOMCE como la panacea que solucionará todos los problemas y nos pondrá a la cabeza del ranking europeo», cuando sólo «empeorará una situación» que en la región es positiva.

Además, a SUATEA le preocupa que «las variaciones más significativas no se refieren tanto a las puntuaciones obtenidas como al empeoramiento de la equidad, que parece ir generando una brecha social que, de seguir la misma tendencia, tendría consecuencias nefastas en nuestra sociedad».

También ANPE pidió el cese de los tijeretazos y que se aumente el gasto público destinado a la educación, además de «un cambio profundo en el sistema educativo», ya que la LOMCE es tan solo un parche que únicamente «retoca parcialmente la LOE».