«En Europa hay dinero para la cultura»

«Hay que generar ideas», pero también «hay que saber venderlas». Esa fue la sentencia que más se repitió en la mesa redonda coordinada por Ángel Antonio Rodríguez AlNorte reúne a teóricos y creativos para hacer un mapa con las mejores líneas de financiacion cultural

PACHÉ MERAYOGIJÓN.
«En Europa hay dinero para la cultura»

A este lado del mundo empieza a tacharse la palabra 'crisis' de los discursos y en Bruselas parece que ya es pasado sobre el papel. Al menos en lo referente a proyección cultural. Así lo dejó entender ayer el responsable del Departamento de Asuntos Europeos del Ayuntamiento de Gijón, Enrique Rodríguez, quien abrió su intervención en la segunda mesa redonda de AlNorte con una inesperada exclamación: «En Europa hay dinero para la cultura». Rodríguez, que dibujó un mapa completo de las líneas de financiación de la Unión para quienes quieran enfocar sus proyectos sin pensar en fronteras nacionales, advirtiendo que se cuenta con un presupuesto que supera los 16.000 millones de euros, fue uno de los seis participantes en la mesa. Como él, puso también teoría y ofreció diversos caminos para lograr subvenciones y mecenazgos públicos, privados y mixtos José Luis Suárez, de Pisa, Proyectos de Innovación, aunque en su caso, limitados al territorio local, regional y nacional.

Suárez, que invitó a «llamar a todas las puertas, especialmente de las empresas, que es donde está el dinero», fue uno de los primeros en afirmar lo que, al término de la mesa redonda se dejó oír en varias ocasiones: «Hay que generar ideas», pero también, «hay que saber venderlas atendiendo a la fibra sensible de los interlocutores».

Señalado el objetivo, las voces se centraron ya no en las posibilidades, «que son muchas y muy variadas», sino en las experiencias, que también fueron diversas. De detallar la práctica se encargaron la artista Maite Centol, el restaurador Gabriel Bolaños y el creador de proyectos culturales Diego Ruiz de la Peña, responsable de Llume. La primera, que no habló de líneas de financiación, sino de «supervivencia», después de diez años manteniendo abierto y con buena salud el Espacio de Creación Didáctica, del que ha nacido ahora Espacio Vitrina, centró su intervención en una advertencia: «Es cierto que hay muchas posibilidades», dijo Centol, «pero vamos a tener que sacrificar a uno de nuestros creadores para que se entere de todos los términos de las subvenciones, porque casi ninguno de nosotros tiene el menor conocimiento de ellas». Se refería la veterana creadora, sobre todo a las ayudas europeas a las que encontró otro inconveniente: «Determinadas financiaciones parecen querer condicionar a un colectivo completo con el fin de hacer lo que quiera Europa». Hablaba así porque en su intervención el representante municipal había invitado a los artistas y promotores a «hacer determinados guiños» en los proyectos encaminados a atender a ciertos gustos o ciertos temas, como, por ejemplo, el patrimonio industrial, al que Europa dedicará todo el año 2015. Y lo que es un inconveniente para unos es la virtud de otros. Ruiz de la Peña explicó, al contar su aventura laboral, de solo dos años y medio (los que tiene Llume, Estudios y Proyectos Culturales), que su trabajo se «enfoca directamente hacia los recursos que ofrece el territorio». Con ellos en mente, «no paramos de buscar y buscar ideas».

Por ese camino, el de perseguir ideas, Gabriel Bolaños llegó a hacer realidad, con otros cinco participantes, artistas e historiadores del arte, el proyecto Art Capua, que ayer mismo tomaba entidad jurídica y que ya ha intentado acudir a Europa para lograr recursos. En su caso no a la Unión, sino a los llamados Fondos Noruegos, que no les fueron concedidos, pero sí les «abrieron una interesante puerta a la colaboración con Noruega». Lo que significa, según dijo, volviendo al discurso del principio, «que no hay que parar de tocar puertas», igual que «no hay que parar de generar ideas». La suya está dirigida a gentes de todas las edades y se centra en todas las expresiones del arte, como el propio AlNorte, cuyo director , Ángel Antonio Rodríguez, coordinó el debate, aportando en él su propia experiencia al frente de la Semana Nacional de Arte Contemporáneo de EL COMERCIO, apoyada por instituciones locales, regionales y nacionales, además de por varias fundaciones y empresas.

Y concluida la mesa redonda llegó el turno de Rafael Jiménez y Demetrio Salcés, exbecarios de AlNorte y directores de las Jornadas 'Z' de Arte Contemporáneo que, con dos ediciones, se celebran en Montalbán (Córdoba) con el apoyo de un amplio número de artistas andaluces. Ambos hablaron de su experiencia en una charla-performance en la que no faltó ni un particular y artístico salmorejo en directo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos