El proyecto Openlands sigue «vigilante» contra el abandono de espacios

M. F. A.GIJÓN.

El proyecto Openlands, que busca elaborar un mapa sobre espacios culturales abandonados o en desuso para tratar de revitalizarlos, presentó ayer sus conclusiones en el marco de AlNorte. En Pola de Siero se hizo balance del trabajo de este año, que consistió en conocer el estado en el que se encuentran cinco espacios del centro de la región en los que se invirtieron cantidades importantes de dinero público y que en estos momentos carecen de actividad. «Hemos puesto el dedo en la llaga», apunta Ángel Antonio Rodríguez, quien subraya que la denuncia de Openlands sirve para dar visibilidad a la situación de estos centros. Claro que el objetivo es que esa visibilidad sea aún mayor, por lo que los participantes en el proyecto pretenden que las redes sociales sirvan de altavoz. Aunque el objetivo último es dar con usos, culturales o sociales, para esos espacios. «Seguiremos vigilando», advierte el director de la Semana de Arte Contemporáneo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos