«La Transición ocultó muchas responsabilidades»

La historiadora y novelista gijonesa presenta hoy en Oviedo su última obra, 'Luciérnagas en la memoria' Pilar Sánchez Vicente Escritora

ALBERTO PIQUEROOVIEDO.
Pilar Sánchez Vicente en su casa con sus libros. ::                             ÁLEX PIÑA/
Pilar Sánchez Vicente en su casa con sus libros. :: ÁLEX PIÑA

Esta tarde presenta Pilar Sánchez Vicente (Gijón, 1961) en el Hotel de la Reconquista su última novela, 'Luciérnagas en la memoria', una historia que parte del puerto de El Musel, en octubre de 1937, cuando tras la entrada de las tropas franquistas en Asturias muchos niños de familias republicanas hubieron de ser embarcados hacia destinos a salvo. Entre esos niños, está una de las protagonistas de la obra, Adriana, que deja atrás a un padre que será fusilado y a una madre, maestra de inspiración en la Institución Libre de Enseñanza, desaparecida. También al segundo de los protagonistas, su hermano Jacinto, quien se sumará a la guerrilla de las montañas asturianas.

-Sus anteriores novelas históricas, 'Gontrodo, la hija de la Luna' (2005) y 'La diosa contra Roma' (2008), acudían a épocas muy pretéritas. ¿A qué obedece este acercamiento a un pasado más reciente?

-Hay varios factores. Uno de ellos es el momento que estamos viviendo, en el que adviertes que definitivamente se beatifica a los ganadores de la guerra civil y se deja en las cunetas a los perdedores. Por otro lado, son historias reales, fáciles de escribir. Mañana (por hoy) estarán en la presentación del libro la nieta de un exiliado en Tucumán (donde desemboca Adriana) y la hija de un capitán republicano que logró huir de España vestido de cura. La realidad supera la ficción.

-¿Por qué cree que los enterrados en las cunetas no tienen su justo reconocimiento?

-Aquí ocurren cosas que no podrían suceder en otros lugares. No es imaginable una Fundación Hitler, en Alemania. Ni una Fundación Videla, en Argentina. Sin embargo, entre nosotros vive la Fundación Francisco Franco. La transición, que tanto elogiamos, ocultó muchas responsabilidades bajo las alfombras. Y esas heridas se acaban gangrenando.

-Sucintamente, ¿cuál es el itinerario que sigue Adriana tras ser embarcada de niña en El Musel?

-En Argentina, pasa por Buenos Aires, por Córdoba, donde conoce al Che Guevara (que todavía era Ernesto), y siguiendo el camino del indio, el camino de la luz, acaba en Tucumán. Allí ejercerá de maestra, como lo había hecho su madre en España, dirigiendo la escuela Famaillá y empeñada en sacar de la zafra a los niños para que acudan al colegio. Se da la circunstancia de que es precisamente esa escuela, cuando llegan los años de la dictadura de Videla, el primer lugar de internamiento y tortura que disponen en Tucumán. A ella la torturarán y la dejarán en la selva creyéndola muerta.

-Esos capítulos se van alternando con el diario que dejó escrito su hermano Jacinto de sus años en la guerrilla...

-Sí, son los cuatro cuadernos que se llevó al monte, que eran las libretas que usaba su madre en la escuela. Encajan las dos historias, el momento álgido de la guerrilla se hace coincidir con los sucesos de Argentina durante la dictadura de los años 70. Elegir esa estructura formal responde a la necesidad de diferenciar las voces de ambos.

-¿Le resultaron muy útiles las páginas que dejó escritas el guerrillero gallego Manuel Coto Chan para describir las circunstancias de la guerrilla?

-Son unos folios que la viuda le encomendó a un amigo. Hay mucha documentación histórica y, por ejemplo, cartas redactadas en la cárcel de El Coto, que ponen los pelos de punta por la inocencia de sus autores, si pensamos que en Europa se estaba fraguando la tormenta perfecta, con Hitler y Stalin repartiéndose el continente. Todos creían que después de la Segunda Guerra Mundial, se restauraría la República. Pero Stalin los dejó a su suerte y las democracias, diciéndolo coloquialmente, se la cogieron con papel de fumar.

-¿Recuperaremos alguna vez la memoria histórica?

-Valga un ejemplo. Al mi neñu, para explicarle el Olimpo, le pusieron en el colegio una figura de Supermán. No puede haber información si no hay formación crítica previa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos