Música de gaita a cambio de alimentos para el albergue Cano Mata Vigil

La banda La laguna del Torollu actuará el próximo sábado en la plaza del Ayuntamiento donde liderará la campaña de recogida

I. REYOVIEDO.
Música de gaita a cambio de alimentos para el albergue Cano Mata Vigil

La banda de gaitas La laguna del Torollu experimentó hace dos años por estas fechas uno de esos conciertos que no dejan indiferente. En Nochebuena tocaron para quienes pasaron la cena festiva en la Cocina Económica. El año pasado repitieron amenizando con su música la noche del albergue Cano Mata Vigil. Y este 2013 han decidido dar un paso más: ofrecen su música a cambio de alimentos, sobre todo dulces navideños.

La idea de la campaña 'Un turrón, una canción' es recoger todos los alimentos posibles para donar a Cáritas, gestora del Cano Mata, pero también de otros centros de la región. Es decir, que cuantos más alimentos se reúnan mejor. «El objetivo es recoger todos los alimentos posibles, sobre todo dulces navideños que los usuarios puedan degustar estas fiestas y que suelen ser más caros», explicó el presidente de la banda, Iñaki Sánchez Santianes.

Los músicos, siguiendo el patrón de las actuaciones que durante el año realizan dentro del programa municipal Folclore en la calle, se ubicarán en la plaza del Ayuntamiento el próximo sábado entre las 11.30 y las 14.30 horas. Cada vez que algún ciudadano entregue un alimento tocarán una canción. «Cuantos más turrones, más canciones tocaremos», insistió la secretaria de la banda de gaitas La laguna del Torollu, Sheila Quirós.

Y aunque la prioridad es recoger productos navideños, los miembros de la banda de gaitas e impulsores de la iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Concejalía de Servicios Sociales, recuerdan que todo producto siempre viene bien. «En este tipo de campaña solemos entregar pasta, arroz y azúcar, productos de los que suelen estar aprovisionados los centros. Por eso es importante insistir en que el aceite o por ejemplo unas maquinillas de afeitar para los usuarios pueden venir bien», explicaron. La única indicación que recibieron desde el albergue fue que no se recogieran bebidas.