El 'Pop piquiñín' entusiasma

Petit Pop llenó el Jovellanos de un público familiar que disfrutó con sus versiones en asturiano

VANESSA GUTIÉRREZGIJÓN.
Petit Pop se subió ayer a las tablas del Teatro Jovellanos con su 'Pop piquiñín'. ::
                             JOAQUÍN PAÑEDA/
Petit Pop se subió ayer a las tablas del Teatro Jovellanos con su 'Pop piquiñín'. :: JOAQUÍN PAÑEDA

Los miembros de la asociación Reciella, organizadores del ciclo 'Escenines', vieron ayer cumplido su objetivo de reunir a un gran número de familias por la normalización de la lengua asturiana. Y es que fueron muchos los que no quisieron perderse la presentación del 'Pop piquiñín' de Petit Pop, en un concierto en que, junto al grupo gijonés, actuaron diferentes músicos del panorama asturiano, haciendo disfrutar a grandes y pequeños de temas que ya son verdaderos hits.

El acordeonista David Varela, de La Bandina; Xel Pereda, de Lucas 15; Natalia Quintanal, de Nosoträsh; las pandereteras de Herbamora, y el trío Tuenda, acompañaron a Mar Álvarez, Lara González, Covadonga de Silva y Pedro Vigil en el escenario del Teatro Jovellanos donde, por primera vez, interpretaron todas las canciones de su primer disco en sus correspondientes versiones al asturiano, adaptadas por David Guardado, junto con algún tema nuevo, como la 'Jota desesperá'.

Sin artificios

Sin más artificio que las melodías construyen sus canciones, Petit Pop contagió su entusiasmo a un público que, entregado, coreó y jaleó las aventuras del 'Patu Pachu', la Vaca, la 'formiga de Coceña', a 'Panchetina Panchineta' y que se preguntó 'Por qué, por qué' entre palmas.

Quedaba ratificado así el éxito de esta formación surgida en 2010 de la unión de estos cuatro reconocidos músicos, pertenecientes a bandas como Pauline en la Playa, Nosoträsh, Undershakers y Edwin Moses, y que ahora hacen bailar a los más pequeños junto a sus familias a ritmo de sonidos pegadizos y letras ingeniosas. Convocando a la presentación de su nuevo disco, 'No nos gustan los lunes', el próximo 4 de enero en el Centro Niemeyer de Avilés, Petit Pop demostró una vez más que hay otro tipo de música posible para niños y padres. Y que se pueden juntar muchas y muy diferentes familias disfrutando de una actividad cultural por la normalización del asturiano.