Asturias aspira a aumentar su presencia en Europa en las elecciones de mayo

Los partidos ultiman la confección de las candidaturas en las que intentarán conjugar la experiencia con una importante renovación

JOSÉ ÁNGEL GARCÍAOVIEDO.
Los eurodiputados socialistas María Muñiz de Urquiza y Antonio Masip acompañan al comisario Tajani y al consejero Graciano Torre durante una visita de los trabajadores de Tenneco a Bruselas. ::
                             E. C./
Los eurodiputados socialistas María Muñiz de Urquiza y Antonio Masip acompañan al comisario Tajani y al consejero Graciano Torre durante una visita de los trabajadores de Tenneco a Bruselas. :: E. C.

Los españoles están llamados a las urnas el próximo 25 de mayo. El motivo es la celebración de las Elecciones al Parlamento Europeo o, lo que es lo mismo, la designación de los representantes de España en las instituciones comunitarias. Quedan cuatro meses por delante y muchas incógnitas por despejar. Los partidos empiezan a trabajar en la confección de las listas y en diseñar programas que tengan un mínimo atractivo para motivar a un electorado poco entusiasta cuando se trata de votar en clave europea. Y es que mucho tienen que cambiar las cosas para impedir un 'triunfo' de la abstención con todo lo que eso significa.

Uno de los argumentos que van a repetir los partidos de aquí al 25 de mayo es la relevancia que tienen unos comicios europeos en la práctica para los ciudadanos ante la influencia que, dicen, tiene para su día a día. Los grupos quieren movilizar al electorado, sobre todo, las organizaciones grandes como el PP o el PSOE. Ambos se aferran a la participación como la única fórmula para frenar la previsible reducción de votos que les vaticinan los sondeos.

Al objeto garantizar la fidelidad de sus votantes, los partidos trabajan ya en la confección de candidaturas en las que se combine tanto nombres de peso como dirigentes con experiencia en el ámbito comunitario. Es habitual, igualmente, tratar de hacer listas «equilibradas» desde el punto de vista territorial. Las grandes organizaciones se afanan en incluir, aunque no es una norma escrita, representantes de todas las comunidades al objeto de que los votantes tengan algún referente cercano que, al mismo tiempo, sea un intermediario de los problemas de cada región en los debates que se celebran en Bruselas.

Este, sin ir más lejos, es el caso del asturiano Salvador Garriga. El dirigente popular aspira a estar en la candidatura en un puesto destacado que garantice su continuidad en el Europarlamento donde es portavoz del grupo popular en materia de presupuestos. Después de más de 22 años como diputado en la Cámara comunitaria, pocas personas cuentan con su experiencia y especialización. Esa es la baza que juega Garriga para repetir y mantener la confianza de Génova, que no hará público hasta la próxima semana quién será el cabeza de cartel. El debate, a día de hoy, es si Rajoy apostará por la renovación con el actual ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, o por la continuidad con Jaime Mayor Oreja.

Cambios en el PSOE

Más complicado parece a priori adivinar cuáles serán los componentes de la candidatura que los socialistas planteen para dar la vuelta al resultado registrado hace cinco años y que deparó una victoria popular por 23 escaños a 21. A día de hoy, Juan Fernando López Aguilar tiene muy pocas opciones de continuar al frente de la delegación del PSOE. Más opciones presenta la vicesecretaria de Organización, Elena Valenciano, aunque este posibilidad todavía está en el aire. Los socialistas afirman que no desvelarán sus cartas hasta finales del próximo mes de febrero, aunque está claro que la composición del cartel fue uno de los temas que se abordaron en el comité federal celebrado el sábado en Madrid.

Las mismas interrogantes que existen sobre los cabezas de lista se extienden al resto de componentes de la candidatura. Asturias podría repetir con dos representantes en la relación (dentro de los puestos de salida), como tiene en la actualidad, aunque es pronto para asegurarlo. Fuentes consultadas por este periódico dan crédito a que repita María Muñiz de Urquiza, que mantiene estrechos vínculos con la región a pesar de haber desarrollado gran parte de su trayectoria política fuera del Principado. Más complicado parece a día de hoy que siga Antonio Masip. A pesar de la dilatada experiencia que acumula el que fuera alcalde de Oviedo, se da por hecho su salida de la lista.

Si para alguien son distintas estas elecciones es para Izquierda Unida. La coalición concurre a los comicios con la esperanza de multiplicar por tres su actual representación (dos eurodiputados, uno de los cuales es de Iniciativa por Cataluña), al hilo de los augurios que contemplan las encuestas. IU piensa que puede sacar más de seis escaños, aprovechándose así del presumible descenso que pueda sufrir el PSOE. Uno de esos escaños tiene muchas opciones de ser para una asturiana: Ángela Vallina. La propuesta de IU regional, que trasladará al aparato federal está encabezada por la alcaldesa de Castrillón que, presumiblemente podría ocupar uno de los primeros puestos de la candidatura. Hace cinco años, en las anteriores elecciones, IU de Asturias se garantizó el puesto tres de la lista (que ocupó Marta Pulgar). Ahora mismo es difícil que se repita esta situación dada la complejidad interna de la coalición, donde las diferentes familias quieren posicionar a gente de su confianza, así como otras organizaciones políticas que concurren conjuntamente con IU a las elecciones al Europarlamento.

Participación en el aire

Quien todavía no ha confirmado si concurrirá a las urnas en los comicios del 25 de mayo es Foro. Su presidente, Francisco Álvarez-Cascos, afirmó en una comparecencia reciente ante los medios que la idea compartida por la mayoría de la comisión directiva es participar. «Los que han dado su opinión se han pronunciado a favor de presentar una candidatura», explicó Cascos, que condicionó la decisión definitiva a un acuerdo de la dirección. Foro, según fuentes consultadas, tiene el problema de su tamaño para «dar batalla» en unos comicios de tanta dimensión. Lo lógico sería pensar en acudir a la cita con las urnas aliados con otros grupos de similares características. Sin embargo, Foro aquí reconoce el problema ya que en el arco parlamentario solo mantiene coincidencias con UPN que, por su parte, mantiene lazos importantes con el PP.

De todas maneras, parece utópico pensar en que Foro, si finalmente concurre a las elecciones europeas consiga billete para tener representante los próximos cinco años en Bruselas.

Sí tiene muchos números de ocupar un escaño en la capital belga el leonés Francisco Sosa Wagner, que mantiene importantes vínculos con Asturias. UPyD es otra de las fuerzas a las que los sondeos otorgan un fuerte crecimiento, aunque en todo caso será menor del que registre IU. Sosa Wagner superó este fin de semana el primer trámite al haber salido reforzado de las 'primarias' desarrolladas por su partido para elaborar la lista que presenten a los comicios.