Bruesa se retira del PERI de El Arbeyal

Los promotores están ofreciendo permutas de pisos en los edificios barco a los propietarios afectados por las expropiaciones El grupo constructor vendió su parte a la urbanizadora Piasa

MARCOS MOROGIJÓN.
Bruesa se retira del PERI de El Arbeyal

Bruesa se ha retirado del Plan Especial de Reforma Interior de Santa Olaya y El Arbeyal (PERI-01), la operación de regeneración urbanística que el grupo constructor venía liderando desde 2009 en esa zona de La Calzada y que lleva aparejada la construcción de más de 200 pisos. Según ha podido confirmar El COMERCIO, Bruesa, que tenía el 60,22% del terreno adscrito al ámbito de actuación, vendió su participación a finales del año pasado. Todo el peso del proyecto recae ahora en Proyectos Integrales Asturianos, S. A., (Piasa), empresa urbanizadora que se incorporó a la junta de compensación en septiembre. Al frente de esa firma está Javier Villamandos, antiguo delegado de Bruesa en Asturias y hombre vinculado a PERI-01 desde sus inicios.

El Grupo Bruesa se dio a conocer en Gijón en 2004 a través de Gesai, una de sus sociedades ya desaparecida, que se hizo en su momento con la opción de recompra del Sporting sobre la Escuela de Fútbol de Mareo.

En relación con esta operación urbanística, la junta de gobierno municipal acordará hoy dar por informadas las alegaciones presentadas (8 en total) durante el periodo de información pública al proyecto de expropiación, por el procedimiento de tasación conjunta, de los terrenos cuyos propietarios no se han adherido a la junta de compensación del PERI-01. El Ayuntamiento remitirá el expediente del proyecto expropiatorio a la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA) para que emita resolución en el plazo de dos meses y fije un justiprecio El pronunciamiento de este organismo autonómico implicará la declaración de urgencia de la ocupación de los bienes y derechos afectados en la zona.

Como alternativa a las expropiaciones los promotores están ofreciendo permutas de pisos, en los cuatro edificios barco que se construirán en primera línea de playa, a los siete propietarios que hasta ahora no se avinieron a vender sus naves y viviendas.