El PCA reclama la partida presupuestaria para los distritos que ordena la Ley

IDOYA REYOVIEDO.
El PCA reclama la partida presupuestaria para los distritos que ordena la Ley

El Partido Comunista de Asturias (PCA) presentó el pasado lunes una reclamación a los presupuestos municipales, que hoy se someten a aprobación definitiva. Antes de dar el sí decisivo, el Ayuntamiento deberá responder al texto de los comunistas, que exigen la incorporación en las cuentas de una partida para su gestión desde los distritos, para que sean los ciudanos quienes decidan el destino de los fondos según establece la Ley de Grandes Ciudades, de 2003, y una sentencia que condenó al Consistorio por inacción en la materia. Aunque el fallo data de 2011, ni siquiera existe un reglamento ni los citados distritos están constituidos.

«Este presupuesto está fuera de la legalidad. Están obligados a destinar un 1% de las cuentas para su distribución por parte de los distritos, y a pesar de las citadas leyes, no sólo se ha aplicado partida alguna, sino que ni siquiera han tenido la voluntad política de cerrar los mismo, conculcando así cualquier atisbo de participación ciudadana real», recriminó el secretario de la organización local del PCA, Ignacio Loy Madera, en una rueda de prensa.

Desde que una sentencia confirmará la inactividad del Consistorio, se han destinado partidas anualmente para los distritos, «que después no se cumplen. Este año ni siquiera la introducen», subraya Loy. Tal y como señala la reclamación, las cuentas de este año, como novedad, destinan una serie de partidas, no un porcentaje, «de menor cuantía e importancia política» que ascienden a 1.400.000 euros, cifra que no llega a ese 1% obligatorio.

En resumen, el PCA pide que se realicen los trámites oportunos para la atribución presupuestaria a los distritos que no debe ser «menor del 5% del total, dados los incumplimientos acumulados de la norma». La cifra calculada por los comunistas asciende a 10.354.500 euros.

Loy tampoco perdió la ocasión para criticar los presupuestos que son «totalmente continuistas con el gabinismo. Destinan 19 millones a deuda y 15 a inversiones lo que ya dice mucho. Además, no hay ningún control sobre partidas que están comprometidas con determinadas entidades sin ningún tipo de control», concluyó.