Educación garantiza las obras en el Ruiz-Tilve, Las Campas y Roces pese a la prórroga

«Estas actuaciones tendrán prioridad absoluta», señala la consejería que ya ha comunicado sus planes a los directores

G. D. -R.OVIEDO.
Educación garantiza las obras en el Ruiz-Tilve, Las Campas y Roces pese a la prórroga

Los padres del colegio Carmen Ruiz Tilve han pasado el primer trimestre del curso entre marchas y protestas. El centro se inauguró solo con aulas de Infantil y está pendiente de que se construyan las de Primaria desde entonces. La cosa urgía, porque ya están dando clases en el comedor o en el despacho de la directora. Las nuevas unidades no llegarán para el próximo curso. El Principado lo achaca a la prórroga presupuestaria de 2012 y la dificultad de la tramitación ante el aluvión de empresas presentadas para redactar el proyecto, pero sí garantiza que la prórroga presupuestaria de este año no impedirá que se contraten unas obras que considera «prioritarias».

En un comunicado de prensa, la Consejería de Educación anuncia que incluirá los fondos necesarios «en los presupuestos prorrogados» para afrontar una serie de obras que «juzga prioritarias para la adecuada atención educativa del alumnado del concejo de Oviedo». Entre ellas, las 18 unidades de Primaria que precisa y reclama el colegio Carmen Ruiz-Tilve, pero también las ampliaciones que necesitan los colegios Juan Rodríguez Muñiz, en Las Campas y Roces, en Colloto. En estos dos últimos se acometerá la ampliación de cuatro unidades más en el primero y de tres unidades para la etapa de Educación Infantil, en el segundo.

Responsables del departamento que dirige Ana González se han reunido ya con las direcciones de los centros afectados «para informarles del procedimiento al que obliga la gestión de la prórroga presupuestaria, que en ningún caso implicará la paralización de los proyectos programados». Estas actuaciones, afirma la consejería, «tendrán prioridad absoluta, de modo que puedan ser abordadas y licitadas a la mayor brevedad posible».

Mientras los padres del Ruiz-Tilve, sabedores de que aulario no llegará hasta 2015, deben decidir si sus hijos hacen el próximo curso en unos barracones a colocar en una parcela municipal aneja, aún sin especificar, o en el colegio San Pedro de Los Arcos, para lo que la consejería dispondría de un sistema de transporte escolar.