Tadanori Yamaguchi, invitado del Bellas Artes

Japonés, afincado en Pravia desde hace años y miembro de la familia AlNorte, también tiene una cita con la galería Marlborough de Madrid a final de año Expondrá sus esculturas en abril dentro del programa que el museo dedica a los creadores actuales

PACHÉ MERAYOGIJÓN.
Tadanori Yamaguchi posa en el interior de su obra de mayores dimensiones, expuesta en el Museo Barjola. ::                             PAÑEDA/
Tadanori Yamaguchi posa en el interior de su obra de mayores dimensiones, expuesta en el Museo Barjola. :: PAÑEDA

El Museo de Bellas Artes de Asturias quiere abrir una gran ventana al arte de las nuevas generaciones manteniendo un equilibrio entre las manifestaciones históricas y los lenguajes vivos. Sobre todo aquellos que se gestan y deslizan sus trazos en este Norte. Con ese afán programó en noviembre 'Fulgor', una exposición entre la instalación, la pintura y la luz, llena de metáforas, de Ramón Isidoro. Y con esa voluntad, una vez entrada la primavera, llegarán al Palacio de Velarde las esculturas de Tadanori Yamaguchi, artista japonés (Nagoya, 1970), que lleva años hablando desde su casa y estudio de Pravia con acento asturiano. Será su obra, en la que reflexiona sobre las diferencias entre Oriente y Occidente, las dos culturas que se suman en sus manos y en su mente, la que tome el relevo de Isidoro, cuyas creaciones permanecerán en la principal pinacoteca asturiana hasta el día 25 de febrero.

Yamaguchi, miembro de la familia AlNorte (la Semana Nacional de Arte Contemporáneo de EL COMERCIO), a la que pertenece desde 2006, cuando logró una beca expositiva con el proyecto 'Existencia sin forma', lleva meses preparando la muestra que abrirá sus puertas en abril. El día concreto se dará a conocer hoy mismo.

El director del museo, Alfonso Palacio, y la consejera de Cultura, Ana González, presentarán este mediodía el programa completo de actividades del Bellas Artes para los meses venideros, hasta, precisamente, abril. Y dentro de ese programa destacará especialmente la cita con el aplaudido escultor asturjaponés, que está viviendo uno de los momentos más dulces de su trayectoria.

Desde la consecución de la beca AlNorte, que significó su primer gran contacto con la mirada pública en España, Tadanori no ha parado. Este mismo año tendrá una cita en la prestigiosa galería Marlboroug, de Madrid, donde ayer mismo aseguraban que colgarán su obra el próximo invierno y donde el afamado arquitecto Norman Foster compró las piezas que había llevado para mostrar su trabajo antes de que decidieran incluirle en su calendario de exposiciones.

Él, que no quiere adelantar nada de ninguno de los dos encuentros, no puede ocultar su satisfacción plena. Ver su obra en el principal museo de la región es un gran orgullo, que muchos creadores, pintores y escultores de gran prestigio no han logrado, aunque la intención del director del Bellas Artes es contar con todos los que conforman las nuevas generaciones y dan cuerpo al excelente panorama actual. Por lo demás, la programación ofrecerá también conferencias, cine, conciertos y un «variado plan de actividades educativas» para todas las edades. Todas estas propuestas han sido concebidas a partir de los cinco principios fundamentales «la atención al visitante, entendido desde un punto de vista múltiple, complejo y diverso, y siempre como un agente activo, el trabajo en red y la búsqueda de financiación privada para alguno de los proyectos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos