PSOE, PP e IU irrumpen en el conflicto del campus con su apoyo a los alumnos

Los estudiantes encerrados desde el pasado viernes niegan «cualquier violencia» contra la vicerrectora de Investigación

EVA MONTESGIJÓN.
PSOE, PP e IU irrumpen en el conflicto del campus con su apoyo a los alumnos

La Asamblea Abierta de Estudiantes del Campus de Viesques no comparte la versión de la vicerrectora de Investigación y Campus de Excelencia de la Universidad de Oviedo sobre las circunstancias que rodearon su salida del edificio polivalente, una vez finalizada la reunión sobre el conflictivo cierre de la biblioteca del centro. Paz Suárez Rendueles afirmó que los estudiantes, tras impedirle circular con su coche particular, la rodearon mientras se trasladaba al coche oficial, al cual también impidieron salir del campus, con manifestantes sentados sobre su capó. «Fue muy violento», resumió la vicerrectora.

Los estudiantes, sin embargo, rechazan que los acontecimientos se hubieran desarrollado de esa manera. «La vicerrectora y sus acompañantes evitaron responder a las preguntas planteadas durante la reunión», razón por la cual «de forma espontánea, parte de los asistentes decidimos acompañarlos para que escuchasen nuestros motivos y contestasen a nuestras preguntas, lo que llevamos pidiendo desde el primer día del encierro», rememoran. Pero ese tramo de recorrido es el único en el que coinciden. «En ningún momento hubo ningún acto violento ni el personal de seguridad tuvo que intervenir, y menos, cuando la vicerrectora y la gerente se trasladaron al coche oficial, cuyo chófer, en el momento de la salida, comenzó a avanzar, obligando a los estudiantes a retroceder contra los autobuses de EMTUSA que estaban realizando su servicio».

En cualquier caso, para los alumnos de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón lo más importante no fueron los incidentes del final, sino «que las autoridades universitarias sigan sin atender las necesidades de la comunidad educativa, reiterando el cierre de la biblioteca y escondiéndose tras falsas acusaciones, criminalizando la legítima defensa que estamos llevando a cabo».

Y en esa defensa, cada vez acumulan más apoyos. De dentro y de fuera de la Universidad de Oviedo. A la concentración convocada ayer, que sumó cerca de un centenar de personas, acudieron alumnos de Pedagogía, Derecho y Biología, que repitieron hasta la saciedad «no estáis solos» a los jóvenes encerrados, al tiempo que vaticinaban movimientos de apoyo en todos los campus de la Universidad para los próximos días.

Piden que medie la alcaldesa

Pero ese «no estáis solos» no es solamente universitario. Desde ayer los apoyos han comenzado a llegar desde fuera de los muros de la Academia, iniciando así una politización del enfrentamiento entre la Universidad y los estudiantes de Gijón. Nuevas Generaciones del Partido Popular, el Área de Mocedá de Izquierda Unida y el PSOE han hecho acto de presencia en el conflicto. Mientras Íñigo Urresti considera, en nombre de IU, que es «inaceptable que el acceso a la jubilación de una persona tenga como consecuencia el cierre de un servicio en un organismo público como la Universidad», los jóvenes del Partido Popular entienden que cuando «la educación y el conocimiento debieran ser los pilares fundamentales para un futuro crecimiento, es intolerable el cierre de una biblioteca o sala de estudio».

La voz del PSOE la puso su portavoz municipal, Santiago Martínez Argüelles, quien definió el conflicto como «enquistado» e instó a la alcaldesa de Gijón a «actuar de puente» para tratar de contribuir «a buscar una solución». El que fuera durante ocho años vicerrector, sugirió inclusó que « a lo mejor una parte de los recursos municipales que se destinan a la Universidad tienen que garantizar el mantenimiento del servicio de la biblioteca, si es que ésa es la mejor solución, que no lo sé». En cualquier caso, el problema ha salido ya de las paredes empapeladas de la biblioteca vacía.