El Ayuntamiento prevé peatonalizar cinco calles para mejorar la movilidad

Se trata de Contracay, San Melchor de Quirós, Santa Elena, un tramo de Begoña y tres de La Merced

MARCO MENÉNDEZGIJÓN.
El Ayuntamiento prevé peatonalizar cinco calles para mejorar la movilidad

El Ayuntamiento de Gijón está decidido a ganar terreno para los ciudadanos y por ello en Plan de Movilidad elaborado por el equipo de gobierno prevé, entre otras cosas, acometer la peatonalización y semipeatonalización de varias calles del centro de la ciudad. El concejal de Mantenimiento y Obras de Infraestructura, Manuel Arrieta, indicó ayer que «es uno de los temas pendientes y que queremos ir acometiendo». El problema es que, según reconoce, la situación de prórroga presupuestaria en la que se encuentra el Ayuntamiento no facilitará las actuaciones, pues dependerá de que los grupos de la oposición municipal respalden los proyectos en sesiones plenarias. El edil apuntó que «la pena es que no podamos disponer de la libertad de movimientos que supone tener un presupuesto propio».

Las semipeatonalizaciones previstas se concentran en la zona de El Náutico, pues en concreto afectan a las calles de Emilio Villa, Julio Somoza y Martínez Marina. Todas ellas tienen como eje común la calle de San Bernardo.

Más ambiciosa es la segunda parte del plan, la correspondiente a la peatonalización de viales. Se actuará en cinco calles, pero en algunas de ellas solo afectará a determinados tramos. Además, estarán atravesadas por calles en las que sí se mantendrá el tráfico de vehículos. Son las calles de Contracay, entre Santa Elena y Melquiades Álvarez; San Melchor de Quirós, entre San Antonio y Contracay; Begoña, entre Jovellanos y Munuza; la calle de Santa Elena, en sus dos tramos, y tres tramos de la calle de La Merced. En este último vial se peatonalizarán los tramos entre San Antonio y Martínez Marina, entre Martínez Marina y Munuza, y entre Munuza y Jovellanos. Este es uno de los casos más claros en los que se mantendrá libre la circulación de vehículos en sus cruces con Martínez Marina (a semipeatonalizar) y Munuza.

Estas actuaciones están pensadas para mejorar la calidad de vida de los gijoneses ganando espacio para los peatones frente a los vehículos. Manuel Arrieta aseguró que «es una línea a seguir en todos los municipios, pero está claro que seguirá habiendo una necesidad de vías para los vehículos. Creo que Gijón no es una ciudad que tenga un problema de exceso de coches, pero hay zonas en las que es más factible acometer este tipo de actuaciones».

Desde el Ayuntamiento de Gijón se es consciente de que este plan lleva aparejada una reducción en el número de plazas de aparcamiento. Por ello, se prevé una segunda parte del Plan de Movilidad que pasa por «tener en la periferia aparcamientos disuasorios. Que se usen es una cuestión de mentalización, pero a la vez se necesita un transporte urbano ágil, barato y con las frecuencias adecuadas. Un ejemplo de esta política es el aparcamiento del solar de la antigua Escuela de Peritos, que está casi al completo y la gente de la zona, encantada».

Transporte público

El próximo aparcamiento disuasorio en entrar en funcionamiento será el que ocupan los terrenos cedidos por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) junto a la antigua estación de Jovellanos. La explanada se encuentra a falta de que se terminen de pintar las plazas de estacionamiento y, al contrario del de Perito, será completamente gratuito. Manuel Arrieta apuntó que «la idea es que las ciudades sean cada vez más habitables. Opino que se utiliza demasiado el coche para la ciudad que tenemos. No es concebible que se coja el coche para ir del centro de Gijón a La Calzada, a no ser que tengas que ir rápido o seas una persona impedida. Además, hay que rentabilizar los medios de transporte público. La gente se irá percatando de ello y tarde o temprano el cambio se hará solo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos