«'Tomasín' tenía una pistola hecha con un grifo»

Los guardias civiles que le detuvieron, después de buscarle 57 días por los montes, declararon en el juicio que en el pueblo «todos decían que su hermano le pegaba»

OLAYA SUÁREZOVIEDO.
«'Tomasín' tenía una pistola hecha con un grifo»

'Tomasín' se mostró «extremadamente colaborador» al ser localizado en los montes de Tineo por los guardia civiles que llevaban 57 días buscándolo tras hallar el cadáver de su hermano Manuel con dos disparos en la cabeza. «Cuando por fin lo encontramos estaba muy nervioso, temblando y nada más vernos nos dijo que se había escondido por miedo», declaró uno de los agentes, quien añadió que el procesado les alertó para que no manipulasen «los dos sacos que llevaba y en los que escondía una pistola que había hecho él mismo con un grifo y que se podía disparar».

Los seis agentes de la Benemérita que declararon en la segunda sesión de la vista oral que se celebra estos días en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, en Oviedo, coincidieron al explicar que en la fase de la investigación tanto los familiares como los vecinos de La Llaneza aseguraron que 'Tomasín' recibía un maltrato por parte de su hermano mayor y que, incluso, en ocasiones le llegaba a agredir.

«Todos a los que les preguntamos decían que Manuel le pegaba, pero a la hora de citarlos para declarar, rebajaban el grado de sus testimonios, suponemos que para no tener problemas en el pueblo», explicaron. Los vecinos describieron a la víctima «como una persona con mucho genio y mucho carácter» y al procesado como un hombre «huidizo, pero que nunca había tenido ningún problema con nadie». El cadáver de Manuel Rodríguez Villar fue encontrado el 2 de septiembre de 2011 a pocos metros de la cabaña en la que desde hacía años vivía el acusado «junto a un caballo y un perro, únicamente separando las estancias con una lona». Según los guardia civiles, «presentaba abundante fauna», esto es, «muchos gusanos que le tapaban la cara y el pecho, donde tenía la sangre».

Con la inspección ocular que realizaron en el lugar comprobaron que la puerta del chamizo tenía una tabla arrancada y fue, supuestamente, por ese hueco, por el que realizó los dos disparos el autor del crimen, utilizando una carabina manipulada que se encontró también en el escenario del crimen.

Cámaras de vigilancia

Desde el primer momento todas las sospechas recayeron en 'Tomasín', para quien la Fiscalía solicita 22 años de prisión por asesinato. El abogado de la defensa pide la libre absolución por eximente completa. Tardaron casi dos meses en dar con su paradero y lo localizaron gracias a las cámaras de vigilancia que colocaron por los montes que el prófugo conocía tan bien.

Tanto en la Guardia Civil como ante la jueza de guardia y la de instrucción, confesó haber acabado con la vida de su hermano. «Vino gritándome y diciendo que me iba a meter la cabeza en el caldero de dar de beber a las vacas». Sin embargo, el lunes, en la primera sesión del juicio, dejó boquiabierto, incluso, a su propio abogado asegurando que no había sido él quien había disparado, «si no un hombre que se metió en la cabaña». «No fui yo, lo dije por los efectos de la claustrofobia después de que me tuviesen varios días metido en un sótano, pero fue otro al que no conocía», añadió.

Su letrado solicita la libre absolución alegando cuatro eximentes: patología psiquiátrica, deficiencia intelectual, legítima defensa y miedo insuperable. No existe la acusación particular, ya que los primos del procesado evitaron presentarse en el procedimiento judicial. Durante la declaración que realizaron el primer día, también señalaron que «Manuel pegaba a su hermano y no podían ni vivir juntos». El juicio continúa hoy con la declaración de los médicos forenses que examinaron el estado mental del acusado.

Fotos

Vídeos