30 nuevos casos de cáncer infantil al año en el HUCA

Leucemias, linfomas y otras enfermedades hematológicas representan más de un tercio de las patologías registradas

E. C.OVIEDO.
Dos niñas, pintando cantos rodados en la iniciativa de Galbán. ::
                             PIÑA/
Dos niñas, pintando cantos rodados en la iniciativa de Galbán. :: PIÑA

Las unidades de Oncología Pediátrica y Hematología Clínica del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) tratan anualmente entre 25 y 30 nuevos casos de cáncer infantil, en los que la tasa de supervivencia se sitúa entre el 75% y el 90%, un porcentaje más elevado que en la edad adulta.

Así lo señaló el Gobierno regional ayer, jornada en la que se conmemoró el Día Internacional del Niño con Cáncer. Por tipología, las leucemias, los linfomas y otras patologías hematológicas representan más de un tercio de los casos registrados en Asturias, seguidas de los tumores cerebrales, aquellos que afectan al sistema nervioso, los tumores renales y los óseos.

En la comunidad, en los últimos diez años se han llevado a cabo 51 trasplantes de médula ósea en niños y adolescentes, «con unos índices de curación muy altos», señalan desde la Administración autonómica. En este contexto, destaca el programa de trasplante hematopoyético en el HUCA, que actualmente incluye a niños de cualquier edad y que «ha evitado el desplazamiento de estos enfermos y sus familias a hospitales como el Vall d'Hebron, con la consiguiente comodidad y garantizando una asistencia de la más alta calidad».

En el caso de los cánceres hematológicos, entre los que destaca la leucemia aguda linfoblástica (LAL), el pico más elevado de incidencia se sitúa entre los dos y los cinco años, aunque puede afectar a pacientes de todas las edades. Una vez diagnosticada la enfermedad, se controla con tratamientos de quimioterapia de hasta dos años de duración. Con posterioridad, los casos con enfermedades más agresivas se someten a un trasplante, para lo que se utiliza la médula ósea sana de un familiar o de un donante altruista que puede llegar a ser internacional. Durante los ingresos sucesivos de estos pacientes -que suelen prolongarse entre medio y dos meses por episodio-, los menores y sus familias reciben apoyo psicológico y psicosocial y seguimiento docente junto al apoyo de los profesionales y de la red de voluntarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos