El Colegio Laviada se rebela contra el recorte de tres maestros

A. V.GIJÓN.

El Colegio Público Laviada ha decidido rebelarse contra los últimos recortes acometidos por la Consejería de Educación del Principado en el centro. En una reunión extraordinaria, el Claustro del Profesorado y el Consejo Escolar del colegio acordaron por unanimidad trasladar a la opinión pública, los sindicatos, la comunidad educativa y la propia consejería que, en el diseño de las plantillas previstas para el curso 2014-2015, «se eliminan tres puestos de trabajo de Primaria».

Una vez conocidos estos recortes, la primera reclamación realizada por el centro a la Administración fue desestimada, al igual que la segunda, que incluía «un pormenorizado cálculo horario para demostrar que no se pueden cubrir todas las necesidades curriculares con la plantilla que se impone».

Ahora, la respuesta del colegio es manifestar su más «enérgico rechazo e indignación», dado que «la Consejería de Educación se mantiene inamovible en su postura» de eliminar esos tres maestros de la plantilla.

Menos horas de inglés

Este tijeretazo tendrá graves consecuencias, alegan, como «una reducción de una sesión semanal del inglés en los grupos de 1º, 4º y 6º de Primaria», lo que «significa, por parte de la administración, una desvalorización incomprensible del aprendizaje» de este idioma, además de que «la acción tutorial sufrirá un grave deterioro y menoscabo al rebajar el número de sesiones que los tutores imparten a los alumnos». Pero es que también la realización de sustituciones «se verá seriamente comprometida» y el Plan de Atención a la Diversidad sufrirá un serio varapalo al «desaparecer por completo el horario dedicado al apoyo intraciclo, los desdobles y los agrupamientos flexibles».

La plantilla queda, así, «abocada a una permanente provisionalidad» y esta última decisión «completa el quebranto que en los últimos tres años ha sufrido el centro, disminuyendo desde entonces en seis personas la plantilla de profesorado, al tiempo que aumenta el número de alumnos».

Se trata, dicen, «de un recorte laboral intolerable que perjudica y lesiona muy seriamente la calidad educativo que puede ofertar el colegio» y así se lo han comunicado ya a las familias, ante las que aseguran que realizarán «las gestiones y actos necesarios para tratar de evitar» este nuevo tajazo.

No son los únicos porque, según explicó ayer la portavoz de SUATEA, Beatriz Quirós, «la situación es muy grave en varios centros gijoneses como el Asturias o Los Pericones». El sindicato cargó contra un recorte de plantillas que afectará a centros educativos de toda Asturias y «que proviene de una consejera que dice defender la escuela pública. Con defensores así, no necesitamos a ningún Wert».