La empresa promotora Asproast entra en concurso de acreedores

El proceso deja en el aire el residencial de La Lleda, el polígono de Trasmonte y el remate de L'Atalaya de Las Vegas

JESÚS GONZÁLEZAVILÉS.
La empresa promotora Asproast entra en concurso de acreedores

La empresa Asociación Promocional Asturiana (Asproast) ha iniciado un concurso de acreedores ante la imposibilidad de asumir el pago de la deuda que ha contraído en los últimos años, según confirmaron ayer a LA VOZ fuentes de la compañía. La apertura del proceso ha supuesto que queden en el aire el proyecto residencial que la sociedad tiene previsto ejecutar en La Lleda y el polígono industrial de Trasmonte, en Trasona. Por el momento, la actividad de Asproast se ha limitado ya a la comercialización de los pisos ya construidos en el residencial L'Atalaya de Las Vegas, entre dicha localidad corverana y Los Campos.

El proceso concursal se inició a comienzos de este año con la finalidad de que la empresa pueda renegociar su deuda y cerrar un convenio con los acreedores que le permita solventar su actual situación. Por el momento, en los juzgados se ha nombrado este mes como administrador concursal de la sociedad al letrado Alfonso Lozano, del despacho ovetense de ILP Global Graíño & LR Abogados. El administrador deberá ahora analizar la situación de la empresa para tratar de fijar un plan que permita reflotar la situación en que se ha visto inmersa Asproast.

Fuentes de la empresa han indicado que la intención del proceso ahora abierto es poder «seguir adelante» con las promociones que tenía en cartera, y cuyo futuro es hoy por hoy incierto.

Las mismas fuentes han señalado que la crisis del sector inmobiliario y la consiguiente caída de las ventas de vivienda nueva han sido la causa principal de la situación a la que se enfrenta Asproast, una empresa constituida en el año 2003 y cuyo proyecto más destacado hasta la fecha ha sido la construcción del residencial de cerca de seiscientas viviendas entre Las Vegas y Los Campos.

La empresa cuenta además en Corvera con buena parte de los terrenos en los que se prevé urbanizar el futuro polígono industrial de Trasmonte, el proyecto de este tipo en la comarca que estaba en un proceso de tramitación más avanzado en la actualidad, así como de la mayor parte del suelo para el futuro residencia de La Lleda, en el entorno de La Carriona.

Asproast fue constituida en 2003 por reconocidas compañías del sector de la construcción de Asturias y de la comarca, como Coprosa, Asturmasa, Contratas Iglesias, Cigoña, Construcciones Carrio y Corvera Residencial que, a través de la sociedad ahora en concurso de acreedores, asumieron el desarrollo de los terrenos de la cuesta de Los Campos cuya primera fase fue vendida al completo.

Pero el inicio de la crisis económica y el estallido de la burbuja inmobiliaria llegó con la construcción de los cuatro edificios de la segunda fase del proyecto ya iniciada. La caída de las ventas propició que se detuviera la construcción y las nuevas promociones, mientras que solo se mantiene la comercialización de los pisos cuya construcción ha concluido.

Ahora, con el inicio del concurso de acreedores, la empresa espera superar la situación que está atravesando y recuperar su capacidad para emprender en el futuro las promociones que tenía en cartera.

Fase muy inicial

El administrador concursal, recientemente nombrado por la autoridad judicial, indicó ayer a preguntas de este diario que el proceso está aún en una fase muy inicial, por lo que no se pueden establecer plazos concretos sobre el desarrollo del concurso. De hecho, el nuevo administrador se dispone ahora a estudiar las cifras de la empresa, la situación económica en la que se encuentra y las posibilidades de que pueda remontar la situación en la que se ha visto inmersa.

A lo largo de ese proceso, se determinarán las condiciones en que se podrá cerrar el correspondiente convenio con los acreedores para que Asproast pueda afrontar su deuda y continuar adelante con su actividad de promoción y construcción.

Fuentes consultadas por este diario han señalado que, si bien Asproast habría acumulado un pasivo millonario en estos años, cuenta también con unos activos importantes que hacen pensar en su viabilidad futura una vez superado el concurso de acreedores.

Entre esos activos estarían, de hecho, los terrenos correspondientes a las fases que aún resta por ejecutar en el residencial L'Atalaya de Las Vegas, así como los que la sociedad tiene en La Lleda y en Trasmonte, en Corvera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos