PP, Foro y UICA critican que el paseo de Candás se abra sin actuar sobre el argayu

P. G.-PUMARINOCANDÁS.

«Es una obra-parche, porque no actúa sobre al argayu que afecta a la casa de la familia Vázquez-Prendes y no garantiza la apertura del paseo marítimo de Candás en condiciones de seguridad». Ésta fue la valoración que hizo el PP de Carreño sobre el proyecto que presentó el Ayuntamiento para reabrir el vial (cerrado el tráfico desde hace un año, cuando se produjo el desprendimiento) y estabilizar el talud del Monte Fuxa, pero que excluye la retirada de tierra de la vivienda de los vecinos desalojados.

El portavoz popular, José Ramón Fernández, criticó al alcalde por sus «reiteradas contradicciones», ya que, según recordó, en estos doce meses, «siempre sostuvo que la situación de la casa, como consecuencia de la acumulación de tierras en su parte posterior, era un peligro muy grave que impedía la apertura del vial». En términos similares se refirió su homóloga de Foro, Susana Corredor, quien hizo hincapié en el requerimiento hecho por el gobierno local a la familia, en el que le solicitaba que retirara la tierra o que, en caso contrario, actuaría de forma subsidiaria. «¿Dónde quedó aquello?», se preguntó.

«Donde dije digo, digo Diego», añadió. «Repara la zona menos afectada para tener una justificación, para abrir el paseo sin que se le caiga la cara de vergüenza por su inacción durante un año».

Por su parte, Ramón Artime, de Unión Independiente de Carreño (UICA), apuntó que, a la vista de los hechos, «el alcalde tuvo cerrado el paseo al tráfico un año sin necesidad y quiere eludir su responsabilidad por haber recepcionado el vial incumpliendo las condiciones impuestas por el Pleno».