Un nuevo recorte amenaza el futuro del Museo de la Sidra de Nava

El Grupo Parlamentario Popular pregunta a la consejera por el motivo de reducir la ayuda del Principado en 15.000 euros para este año

JOSÉ CEZÓNNAVA.
Un nuevo recorte amenaza el futuro del Museo de la Sidra de Nava

El Museo de la Sidra de Nava podría estar abocado al cierre si se consuma un nuevo recorte de la subvención anual, que concede la Consejería de Agroganadería, y que el PP cifra en 15.000 euros. El portavoz de Turismo del Grupo Parlamentario Popular, Matías Rodríguez Feito, ha registrado ya una pregunta dirigida a la consejera, María Jesús Álvarez, para que explique los motivos de la drástica reducción.

Feito considera que el museo naveto «constituye un pilar fundamental en el turismo no solo de la comarca oriental, sino de toda la región», aparte de que aborda, de forma monográfica, el mundo de la sidra, «que es la imagen por antonomasia de la región y una seña de identidad mundial de Asturias». El diputado popular añadió que su partido no está dispuesto a permitir «la demagogia barata» de los gobernates socialistas cuando declaran su apoyo al sector turístico regional. «Si apostamos por este sector es con todas las consecuencias y para ponerlo en valor, y el Museo de la Sidra es clave para la imagen de Asturias», insistió.

La pregunta está pendiente de que la Junta de Portavoces la incluya en el orden del día de un pleno, pero en caso de que no se llegue a contestar, el diputado estudiará otras vías posibles como una proposición no de ley o una interpelación parlamentaria. «Está plenamente justificado que se nos responda, porque el verano está ahí, que es la fecha de mayor turismo, y lo que queremos es que esta decisión de reducir la ayuda no sea irreversible», manifestó.

El portavoz popular de Turismo afirmó también que «llueve sobre mojado» en la progresiva desatención hacia el Museo de la Sidra, en alusión a los otros recortes sufridos por parte de la Consejería de Cultura, que es la otra fuente de financiación autonómica.

Feito recordó también la proposición no de ley que su grupo presentó en noviembre pasado en el Parlamento asturiano, a instancias del PP de Nava, para señalizar el museo y, que tras un intenso debate, fue aprobado por el resto de grupos, pero que la Consejería de Fomento «sigue sin ejecutar».

El Museo de la Sidra de Nava, inaugurado en 1996, recibió el año pasado una subvención del Principado de 50.206 euros, de los que 8.000 euros procedían de la Consejería de Cultura y los 42.206 euros restantes fueron aportados por la Consejería de Agroganadería. El museo recibe aportaciones de ocho ayuntamientos asturianos, que forman parte del patronato de la Fundación y que mantienen las ayudas, y de otras instituciones y entidades bancarias.

Si se materializa la reducción de la ayuda de Agroganadería en otros 15.000 euros para 2014, algunas fuentes consultadas por este diario aseguran que el «el riesgo de cierre del museo es inminente». El equipamiento cuenta con una plantilla de entre dos trabajadores a jornada completa y otro a media jornada, y tres trabajadores a jornada completa y otro a media jornada, según la temporada. Y ese recorte supondría la supresión de uno de los empleados a jornada completa y otro a tiempo parcial, lo que podría dejar el museo con un solo trabajador, una situación totalmente insostenible para la pervivencia del museo.

Los recortes han sido constantes en los últimos ejercicios, lo que está provocando una situación de asfixia económica en el museo e imposibilitando la puesta en marcha un plan de inversiones o de nuevos estímulos para revitalizar un equipamiento, que el año pasado superó los 35.000 visitantes.

Destituir al director

Fuentes consultadas por este diario aseguran que detrás de estos recortes podría ocultarse una maniobra política para tratar de destituir al director, Elías Carrocera, quien lleva al frente del museo desde su fundación.