«Solo un tercio de los asmáticos conoce bien su enfermedad»

L. FONSECAGIJÓN.

Hoy, como cada primer martes de mayo, se celebra el Día Mundial del Asma, un trastorno que consume el 2% de los recursos sanitarios y que en Asturias afecta a cerca de 57.000 personas, aunque buena parte de ellas no lo sabe porque no están diagnosticadas. Conocer bien la enfermedad y saber cómo abordarla es la principal herramienta para mantener esta dolencia a raya y evitar crisis y recaídas, algo que a la postre dispara, y mucho, el coste económico de los tratamientos. Lo asegura la presidenta de Astupar (Sociedad Asturiana de Patología Respiratoria), que no ceja en su empeño por acabar con «las falsas creencias que aún hoy persisten en torno a esta patología». En Asturias y en el conjunto de España, indica la neumóloga Teresa Bazús, «sólo un tercio de los asmáticos conoce bien la enfermedad».

Se estima que el coste del asma en España se acerca a los 1.500 millones de euros anuales. Cada paciente sale por unos 1.726 euros. El problema es que el 70% de este gasto se podría evitar si los afectados siguieran de forma correcta los tratamientos. «Si sufres asma tienes que incorporarlo a tu rutina diaria. Es la única manera de mantener controlada la enfermedad».

Bazús echó por tierra muchos falsos conceptos, como que «el asma se cura o que los corticoides hacen daño. Ambas cosas son erróneas. El asma no se cura, otra cosa es que esté como adormecida», aclara. Con los corticoides inhalados pasa otro tanto de lo mismo. «Son seguros y se pueden tomar a diario». Tampoco es incompatible tratarse del asma mientras se está embarazada o mantener el tratamiento «mientras das el pecho a tu bebé». Esta especialista recuerda que la única manera de saber si una persona es asmática «es haciendo una espirometría y eso es algo que se puede realizar en los centros de salud». 'Es el momento de controlar el asma. ¡Tu puedes!' es el lema de la campaña de este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos