elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 9 / 20 || Mañana 8 / 20 |
más información sobre el tiempo

Deportes

Estás en: > >
Mariano, el icono del Cartagena

Avilés

Mariano, el icono del Cartagena

Con cualidades para dar el salto a la elite, priorizó sus estudios y a punto de retirarse sueña con dejar a su equipo en Segunda

14.05.14 - 00:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Mariano, el icono del Cartagena
El capitán Mariano Sánchez celebra un gol en el Cartagonova. :: LA VERDAD

El de Mariano Sánchez (San Pedro del Pinatar, 1978) es uno de los casos más extraños que ha dado el fútbol murciano en toda su historia. Siempre a su aire, tomando las decisiones que posiblemente otros nunca hubieran adoptado, el todavía capitán del Cartagena (313 partidos en nueve años) ha ido diseñando su propio sueño, sin injerencias y con una determinación muy poco común en el mundillo del fútbol, el del dinero fácil y la «vida padre».

Porque Mariano Sánchez quiso ser universitario cuando podía ser canterano del Real Madrid. Luego fue futbolista de Tercera, en el Mar Menor, cuando le tocó incorporarse al mercado laboral. Más tarde, cuando equipos de Segunda tocaron a su puerta para convertirlo en un futbolista de élite, él optó por quedarse en el Cartagena, entre otras cosas para no descuidar el estudio de arquitectura que tenía en El Pilar de la Horadada y no mover a su familia. Su mujer, María, farmacéutica, se aleja del estereotipo de esposa de futbolista. La pareja tiene dos niñas, Mar y Gloria, dos pequeñas cartageneristas en una zona del Mar Menor pintada de grana.

Mariano Sánchez siempre ha salido airoso. Cuando la crisis golpeó con fuerza sus dos mundos (el fútbol y la arquitectura) se reinventó, se jugó todo su patrimonio, sacó cuatro millones de euros y construyó el complejo Pinatar Arena, un oasis de fútbol, deporte y ocio junto a las salinas de San Pedro del Pinatar por el que ya han pasado algunos de los clubes más importantes de Europa.

El pinatarense, último pregonero de las fiestas de Carthagineses y Romanos, es futbolista -dejará de serlo al final de temporada tras anunciar su retirada hace unos días- pero siempre ha parecido otra cosa. Educado, culto, elegante y comprometido, el papel del «Eterno Capitán» del Efesé ha sido tan importante en el terreno de juego (rozó la Primera División con el equipo de su vida en 2010) como fuera de él.

En un club acostumbrado a los vaivenes institucionales y arrastrado hacia la esquizofrenia balompédica en multitud de ocasiones por su anterior presidente, Paco Gómez, Mariano Sánchez siempre apareció para poner el sentido común que faltaba. Por duras que fueran las batallas y peones que cayeran en ella, el «rey» de San Pedro siempre permaneció en pie. Su enfrentamiento con Abraham Paz en 2012, el año del descenso, daría para escribir un libro.

Su mayor alegría se la llevó en Alcoy, precisamente en el campo en el que empezó a picarle el gusanillo de ser futbolista y escalar categorías, ya con 26 años. El Alcoyano lo había fichado para Segunda B tras verlo jugar en Tercera con el Mar Menor, una categoría que se le quedaba diminuta. Mariano Sánchez, a quien José Luis Hernández hizo debutar en Tercera (con el Pinatar) con 17 años, había estado cinco años -los de la carrera- sin tocar un balón de fútbol. Y, sin embargo, cuando volvió a ponerse las botas deslumbró a todos en el Pitín. Primero a Carlos Trasante, quien lo puso a jugar en cuanto lo vio. Y luego a Juan Ignacio Martínez (JIM), su segundo técnico en aquel Mar Menor de principios de siglo. Ambos triunfaron juntos. Ambos son como hermanos.

JIM lo trajo al Cartagena en el verano de 2005 y con él vivió sus mejores años. El ahora entrenador del Valladolid ha dicho en varias ocasiones que la única espina que tiene clavada es no haber visto a Mariano Sánchez jugando en Primera. Muchos creen que si, en vez de decidirse por estudiar, hubiera fichado por el Madrid, seguro que habría estado toda la vida en equipos de Primera y Segunda División. Tuvo cualidades de sobra.

Marca sus tiempos

Pero Mariano Sánchez siempre marcó sus propios tiempos. Sólo le importó su reloj. Y así sigue. No mira el de los demás. Él rechazó ofertas de Hércules, Elche y Murcia en varias ocasiones. Incluso desoyó cantos de sirena del norte de España. Sporting y Deportivo, entonces en Primera, hablaron con él en 2010. De niño, sus padres le ocultaron ofertas de Real Madrid y del Valencia. Querían que estudiara. Mariano Sánchez hubiera hecho lo mismo con un hijo suyo.

En las últimas semanas, en el Cartagena le han pedido a Mariano Sánchez que reconsidere su idea y que no se retire aún. Le iban a ofrecer un año más de contrato, con un buen sueldo. Saben que su pérdida es irreparable. Pero él lo tiene muy claro. Deja el fútbol antes de que el fútbol lo deje a él. Su reloj ha marcado la hora. Se va el futbolista y lo quiere hacer dejando a su equipo en Segunda. «Primero hay que superar al Avilés, pero ese es el sueño, el ascenso». Después seguirá el Mariano arquitecto y el empresario a dedicación completa, pero sin perder de vista a su Cartagena.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Deportes
más videos [+]
Deportes
Documento sin título

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.