210 trabajadores menos en la fábrica de armas

Arranca el nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo en Trubia, que deja la factoría con solo 142 trabajadores

P. A.OVIEDO.
210 trabajadores menos en la fábrica de armas

Normalidad. Ayer, la fábrica de armas de Trubia abrió un día más sus puertas, pero solo las cruzaron 142 trabajadores. El resto de sus compañeros (210) forman parte ya de las listas del paro. Arrancó así el nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en la factoría, que afectará a 213 empleados mensuales a lo largo del presente año y del siguiente, y la jornada transcurrió en un ambiente tranquilo, sin sobresaltos, según informaron fuentes sindicales.

A principios de esta misma semana, los afectados recibieron la carta en la que Santa Bárbara Sistemas les informaba de la necesidad de adoptar esta medida, que la plantilla acepta consciente de la poca carga de trabajo que hay en la actualidad y porque, al menos, sus puestos están garantizados hasta diciembre de 2015 (aunque tengan que engrosar puntualmente al paro).

De hecho, el ERTE se aprobó a cambio de cerrar el nuevo convenio colectivo que impedirá que haya despidos forzosos antes de 2016. Después, será la cantidad de encargos la que decidan la viabilidad de la fábrica trubieca, la única del sector armamentístico que subsiste en Asturias.

Carga de trabajo

La empresa está pendiente de la adjudicación del concurso para la construcción de un vehículo blindado de transporte de tropas para el Ejército de Dinamarca, cuyo resultado se conocerá a finales de año. Santa Bárbara Sistemas es una de las cinco finalistas para conseguir el contrato, fundamental en estos tiempos que corren.

Su futuro también depende en buena medida de los encargos del Ministerio de Defensa. La pasada semana, el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, subrayó durante un desayuno informativo en Madrid que la factoría es necesaria para la industria. El ministerio «necesita» que la fábrica trubieca sea un «elemento principal en la base industrial y tecnológica de la defensa», e insistió en que el objetivo es que en la empresa se pueda «llegar cuanto antes a un esquema de convivencia».

El secretario de Defensa aseguró entonces que descarta dar el visto bueno al inicio del programa de vehículos blindados '8x8' para el Ejército de Tierra, y pidió a la empresa Santa Bárbara Sistemas finalizar antes el de los 'Pizarro'. «El '8x8' es una prioridad para el Ejército de Tierra, pero previa hay otra prioridad, que es concluir el programa 'Pizarro'. Lo que hace falta es que la empresa satisfaga los requerimientos del Ministerio de Defensa y podamos cerrar acuerdos sobre este programa, que va a dar trabajo durante unos años», avanzó.