Materno y Fundoma concentrarán los servicios de primera acogida a menores

El comité de Bienestar rechaza el nuevo centro previsto en Oviedo, pero la consejería dice que necesita plazas y garantiza que no será privado

CHELO TUYAGIJÓN.

El Centro Materno-Infantil y el Fundoma concentrarán los servicios regionales de primera acogida para menores tutelados. La Consejería de Bienestar Social y Vivienda confirmó que, pese a la baja ocupación del Materno, no frenará el proyecto de crear una nueva Unidad de Primera Acogida (UPA) en los terrenos del Fundoma «para dar respuesta a todas las necesidades».

Así lo explicaron responsables del departamento que dirige Esther Díaz al comité de empresa de la consejería en la reunión que mantuvieron ayer. Todos los sindicatos pusieron sobre la mesa su claro rechazo a la nueva UPA del Fundoma, al entender que el Materno «está muy por debajo de su capacidad», porque tiene ocupadas sólo 4 de sus 16 plazas para adolescentes, y 25 de las 48 que tiene reservadas para bebés de 0 a 3 años. Según la presidenta del comité, Belén Quiroga, «la reunión estuvo, como siempre, llena de buenas palabras y de promesas, pero de ningún compromiso en firme». Lo único que lograron fue que se repitiera el mensaje que, el pasado jueves, lanzó reiteradamente en la Junta General la propia consejera: «El Materno no será cerrado» y que su decisión es que «la nueva del Fundoma sea gestionada por entidades sociales».

Una aclaración que llega después de que EL COMERCIO desvelara que una empresa privada aspiraba a gestionar esa nueva unidad. Así lo denunciaron todas las ONG asturianas especializadas en Infancia, así como el Colegio de Educadores Sociales, que recurrieron contra el concurso abierto por la consejería en el que se permitió la participación de una empresa con ánimo de lucro. Algo que, como explicó la diputada de IU, Noemí Martín, «incumple la Ley del Menor».

Mientras el concurso sigue paralizado por el Tribunal Administrativo Central, desde la consejería se insiste en que «necesitan espacio, ya que, pese a tener huecos en el Materno, tienen menores con otras necesidades ubicados en dos centros sin contrato: el Madre Isabel Larrañaga, que prestaba el servicio de UPA hasta ahora, pero que no quiere seguir prestándolo, y en el centro de Los Pilares», dijo Quiroga.

Los menores que aún residen en esas dos entidades serán reubicados «tanto en el Materno como en el Fundoma», aseguró Quiroga, quien insistió en que «para el comité de empresa no es de recibo que, habiendo centros públicos, se abran más unidades y, sobre todo, gestionadas por terceros». El comité exigió que, en el plazo de un mes, «nos entreguen un plan de centros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos