La UNED adeuda a sus 110 profesores los salarios de los dos últimos meses

Con el crédito de 50.000 euros contraído en mayo pagó a los administrativos mientras que el sueldo de los tutores lo abonará el ministerio en «las próximas semanas»

E. MONTES GIJÓN.

Después de las incertidumbres vividas sobre el pago de las nóminas del personal de la Universidad de Oviedo, al final ha sido otra universidad pública, la UNED, la que no ha podido cumplir sus obligaciones salariales. Dos meses, abril y mayo, lleva el centro asociado de la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Asturias sin pagar a sus 110 profesores-tutores, a pesar del crédito de 50.000 euros contraído con Cajastur y aprobado el pasado 29 de abril por el patronato que rige el centro.

Según han informado fuentes de la UNED, el objetivo prioritario del crédito era hace frente al pago de las nóminas, hasta el día de hoy, «del personal de administración y servicios, al pago trimestral por retenciones del IRPF, a las cotizaciones de la Seguridad Social y a otros gastos ordinarios que resultan insoslayables». El crédito no dio para más y han sido los profesores-tutores, los docentes del medio centenar de titulaciones que oferta el centro asociado asturiano, los que han quedado a la espera de que la sede central de la UNED, que se nutre de los fondos que le transfiere el Ministerio de Educación y que no ha abonado todavía, financie sus becas.

«Situación excepcional»

«Estamos pendientes de recibir la subvención ordinaria para hacer los pagos de abril y mayo a los profesores, esperamos que se produzca en las próximas semanas», confirmaron desde el centro con sede en Gijón, si bien no se atrevieron a concretar fechas ni a confirmar que el mes de junio lo cobrarían.

«Los profesores son conscientes de que esta situación es excepcional, extraordinaria, y lo han comprendido perfectamente», afirman, mientras resaltan que sus 110 docentes están actuando con una profesionalidad y una vocación fuera de toda duda, por lo que agradecen que hayan continuado con sus actividades «con el mismo interés y dedicación de siempre».

La dirección del centro ha justificado la prioridad de sus actuaciones en las diferencias laborales entre el personal de administración y servicios y el docente. Mientras los primeros disponen de nóminas y tienen en la UNED asturiana su primera y principal fuente de ingresos, los profesores-tutores reciben «becas» por su trabajo, dado que en su «mayor parte» desarrollan el grueso de su actividad en la Universidad de Oviedo, en institutos o centros de Secundaria o, incluso, en otras labores profesionales que no son forzosamente docentes.

La situación financiera de la UNED asturiana ha venido empeorando desde primeros de año, una vez que el Ministerio de Educación dejó sin fondos a su único centro no presencial. «El convenio con la UNED, recogido en los presupuestos generales del Estado, contempla una aportación ministerial de 737.000 euros al año, de los que 270.000 han de ser entregados antes del 15 de febrero, pero no ha sido así», explicó el director asturiano, Mario Menéndez, cuando se vio obligado a convocar al patronato asturiano para pedir auxilio económico. De aquella reunión del 29 de abril salió un compromiso del Ayuntamiento de Gijón de adelantar la subvención de este año de 120.000 euros, y el respaldo de todos los patronos, mayoritariamente institucionales, a la contratación del crédito de 50.000 euros.

A la espera de la sede central

Un mes después, el crédito está consumido en su mayor parte y el Ayuntamiento de Gijón ha adelantado ya la mitad de su subvención anual, es decir, 60.000 euros, «lo que nos permite seguir haciendo frente a las nóminas del personal administrativo y esos gastos ordinarios que no puedes eludir», explican desde el centro, mientras esperan que las gestiones que tiene en marcha la sede central de la UNED con el ministerio fructifiquen y puedan transferir los fondos para pagar los salarios de sus profesores antes de acabe el mes de junio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos