El Serida señala el cultivo del kiwi como «el más rentable»

La Escuela de Agricultura de Villaviciosa acogió una multitudinaria jornada sobre los cuidados y la poda en verde del frutal

LYDIA ISVILLAVICIOSA.
Ana González, ayer, durante su exposición sobre el kiwi. ::                             L. I. A./
Ana González, ayer, durante su exposición sobre el kiwi. :: L. I. A.

«Dentro de los frutales, económicamente, el cultivo del kiwi está entre los tres primeros en rentabilidad, junto al arándano y por encima del manzano». Así lo aseguró ayer Juan Carlos García Rubio, técnico del Área de Experimentación y Demostración Agragonadera del Serida durante la jornada que impartió en la Escuela de Agricultura de Villaviciosa sobre el cultivo del kiwi y la poda en verde.

García explicó que a pesar de que necesita una alta inversión para su puesta en marcha, el hecho de que no esté afectado por demasiadas plagas y de que no precise grandes atenciones lo hace muy atractivo para el mercado. «Somos el país de mayor consumo de Europa, pero solo producimos un 10%», señaló.

Durante la jornada, también se dieron a conocer las diferentes variedades del fruto. «El kiwi verde es el que más se cultiva y se comercializa, el amarillo está en auge en el mercado asiático porque es más dulce y el denominado 'baby kiwi' es una variedad que se está poniendo de moda porque tiene más vitaminas y antioxidantes», destacó García. Se trata de un fruto más pequeño, de unos treinta gramos de peso, con la piel lisa y que además de ser más resistente al frío se recolecta durante los meses de agosto y septiembre.

Y Ana González, responsable del programa de Fitoterapia, dio a conocer la principal amenaza para el cultivo. «Es una nueva bacteria que ya está extendida por toda Europa y que causa el chancro», explicó. González señaló que aunque en Galicia ya apareció en 2011, en Asturias aún no se ha detectado. «Es importante conocer sus síntomas para llevar el árbol a analizar en cuanto aparezcan», dijo.

Más de cien asistentes

La jornada fue seguida por más de un centenar de personas, lo que la convierte en una de las sesiones más multitudinarias organizadas por el Serida.

«La gente quiere sacar provecho de sus terrenos, muchos de los asistentes son personas que se han quedado en paro o que antes los usaban para la ganadería o los pastos y dejaron de ser rentables», explicó Pedro Castro, director de la escuela de agricultura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos